Crimen de odio en ChileEl joven gay torturado durante horas en Chile por supuestos neonazis murió luego de 24 días de agonía, en el hospital Posta Central de Santiago.

“Fue una víctima de la homofobia, del odio de algunos por quienes tienen una orientación sexual distinta y es un mártir ciudadano”, dijo el vocero del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), Jaime Parada.

Sepelio de Daniel Zamudio, fotos y entrevistas

Daniel Zamudio, cuyo cuerpo fue fracturado, quemado y escariado con esvásticas, permanecía sin actividad cerebral desde el fin de semana y los médicos ratificaron su deceso luego de un test de apnea el martes por la tarde, hora local.

“Lamentamos mucho este hecho porque genera una injusticia muy importante en contra de la comunidad”, aseveró el médico tratante, Emilio Villalón.

El vicepresidente Rodrigo Hinzpeter, cuyo gobierno aprobó el año pasado una norma que legaliza la vida en pareja de homosexuales, acudió al centro asistencial a dar las condolencias a la familia.

Decenas de personas apostadas frente al centro asistencial con velas hace días increparon luego de la noticia a algunos políticos que aparecieron en el lugar, como el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett.

“Si alguien ha estado con la familia de Daniel he sido yo”, replicó el edil de la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), quien en octubre busca su reelección.

Reclamo de leyes de igualdad sexual

Los líderes de la oposición de centro izquierda, acusada por el Movilh de no promover leyes a favor de la igualdad sexual durante los 20 años que ocupó el poder, evitaron buscar protagonismo en la tragedia.

Zamudio, de 24 años, fue agredido durante unas seis horas el 4 de marzo por cuatro jóvenes con antecedentes delictivos y familias desintegradas, según las primeras pesquisas de la Fiscalía.

“Fue terrible, era una masa, estaba desfigurado, quemado, marcado”, narró entonces su madre, Jacquelina Vera. “Quisiera que todo sea un sueño y ver a mi hijo abrazándome”, agregó antes de su muerte.

Los agresores, de 19 a 26 años, arriesgan ahora cadena perpetua, la que en Chile tiene un tope de 40 años.

“Queremos destacar la entereza y la fortaleza de sus padres, de haberlo apoyado, para haber sostenido con tanta fuerza a su hijo pese al estigma que para muchos significa hoy ser homosexual”, dijo en medio de las escenas de dolor Jaime Parada, portavoz del Movilh.

La tragedia, que generó hasta saludos de solidaridad del cantante Ricky Martin, coincidió en Chile con el debate de una Ley Antidiscriminación, objetada por sectores del oficialismo, de derecha.

“Con la ley no habría habido un antes y un después”, sostuvo el presidente de la UDI, el senador Juan Antonio Coloma, quien rechazó la norma porque podía derivar en una legalización del matrimonio homosexual, a su juicio.

La polémica, cuyo telón de fondo son los comicios municipales de octubre y presidenciales de 2013, dividió filas en el oficialismo debilitado por el bajo apoyo al gobierno, en torno a 30 por ciento.

La discusión está enmarcada en un debate mayor por temas morales como la legalización del aborto terapéutico, en un país donde la Iglesia católica es habitual mediador de conflictos políticos y sociales.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

Tomado de Actualidad Deutsche Welle

Ayúdenos a aumentar la circulación de El Molino Online. Comparta este artículo con amistades y conocidos. ¡Y regálenos un Like en nuestra página de Facebook! Esperamos verlo de nuevo, ¡gracias!