Pasan más tiempos con nuestros hijos que nosotros mismos. Sus enseñanzas les guiarán por el buen camino. Su influencia ayudará a definir sus vidas. La importancia del maestro en la educación de un niño no puede exagerarse.

Es por esta razón que muchos educadores, cuyo sindicato está defendiendo con tezón su derecho a existir en Wisconsin, se preguntan, ¿por qué el desprecio? ¿por qué los insultos? ¿por qué el odio? Se refieren a comentarios como el que llevaba un manifestante contra su en una pancarta: “Oh patéticos maestros. Ustedes son niñeras glorificadas que dejan de trabajar a las 3 pm. Merecen el salario mínimo”.

Este no es un caso aislado.

Trip Gabriel escribe hoy un artículo en el New York Times donde algunos maestros comparten sus condiciones de vida, empleo y los problemas que enfrentan tanto en sus vidas profesionales como personales.

A nivel nacional, dice, los maestros están bajo ataques como no se ha visto en año. En Rhode Island, por ejemplo, señala que a fin de año todos serán; en la ciudad de New York; en New Jersey (donde el gobernador con su gran elocuencia los mofa e insulta en las asambleas públicas, acusándolos de perezosos y codiciosos); en Wisconsin. En más de la mitado de los estados de la unión.

Respecto a condiciones salariales, dice al Times una maestra que gana US$36,000 al año. “Amo mi profesión, pero tengo una deuda estudiantil de US$26,000. No me alcanza ni para el pago inicial de una casa”. Dice que no tiene auto y está pensando irse a otro estado para vivir con sus padres y así seguir enseñando.

Se tiene en EUA una opinión doble sobre los maestros, explica: “Los estadounidenses recuerdan con cariño a aquellos que les cambiaron la vida, pero creen que con los veranos libres son trabajos fáciles: expertos en la educación dicen que pocas se ha visto tal desprecio por parte de los políticos y el electorado”, agrega.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo (OECD) coloca a EUA en el 14avo lugar en términos de lectura, matemáticas y ciencia entre niños de 15 años.

Artículo en inglés

Estudio OECD