Asesinato de Martin Luther KingPasadas las 6 p.m. del 4 de abril de 1968, Martin Luther King Jr. fue asesinado mientras se encontraba de pie en balcón de su habitación del segundo piso de Lorraine Motel, en Memphis, Tennessee.

El líder de los derechos civiles se encontraba en esa cuidad para apoyar una huelga de trabajadores de sanidad y se preparaba para salir a cenar cuando una bala le atravesó la mandíbula y cortó la médula espinal.

King fue declarado muerto al llegar a un hospital de Memphis. Tenía 39 años de edad.

En los meses previos a su asesinato, Martin Luther King había incrementado su trabajo en contra de la desigualdad económica en EUA. Organizó la Campaña de los Pobres para centrarse sobre el tema, incluyendo la manifestación en Washington que movilizó gente de todas las razas; y en marzo de 1968 viajó a Memphis para apoyar a los maltratados trabajadores de sanidad afroamericanos.

El 28 de marzo, cuando una marcha que King había dirigido culminó en violencia y la muerte de un adolescente afroamericano, King dejó la ciudad. Pero se comprometió a volver a principios de abril para dirigir otra manifestación.

De regreso a Memphis, el 3 de abril, King pronunció su último sermón, diciendo: “Tenemos algunos días difíciles por delante. Pero realmente ahora no me importa, porque yo he estado en la cima de la montaña … Y Él me ha permitido subir a la montaña. Y he mirado por encima, y ​​he visto la tierra prometida. Puede que no llegue allí con vosotros. Pero quiero que sepan esta noche que nosotros, como pueblo, llegaremos a la tierra prometida”.

Un día después de pronunciar estas palabras, el Dr. King fue asesinado a tiros por un francotirador.

Cuando corrió la noticia del asesinato, estallaron disturbios en ciudades por todo el país y fueron enviadas tropas del ejército y de la Guardia Nacional a Memphis y Washington, DC.

El 9 de abril, Martin Luther King Jr., fue sepultado en su ciudad, Atlanta, Georgia. Decenas de miles de personas salieron a las calles para rendir homenaje a King, cuyo féretro iba montado en un carro de madera de granja tirado por dos mulas.

La noche del asesinato de King, apareció un rifle de caza Remington .30-06 en la acera junto a una casa de huéspedes a una cuadra del motel Lorraine. Durante las semanas siguientes, el rifle, informes de testigos, y las huellas dactilares en el arma implicaron a un solo sospechoso: al convicto escapado James Earl Ray. Un delincuente reincidente, Ray se fugó de una prisión de Missouri en abril de 1967 mientras cumplía una sentencia por un atraco. En mayo de 1968, se inició una búsqueda masiva en busca de Kind. El FBI finalmente determinó que había obtenido un pasaporte canadiense con una identidad falsa, que en aquellos días era relativamente fácil.

El 8 de junio, investigadores de Scotland Yard detuvieron a Ray en un aeropuerto de Londres. Estaba intentando volar a Bélgica, con el objetivo final, que más tarde admitió, de llegar a Rodesia. Rodesia, que ahora se llama Zimbabwe, era en aquel momento regido por un gobierno de la minoría blanca opresivo y condenada internacionalmente. Extraditado a EUA, Ray se presentó ante un juez en Memphis de marzo de 1969 y, con el fin de evitar la silla eléctrica, se declaró culpable de asesinato de King. Fue condenado a 99 años de prisión.

Tres días más tarde, intentó retractar su declaración de culpabilidad, afirmando que era inocente del asesinato de King y que le acusaban en falso como parte de una conspiración. Afirmó que en 1967, un hombre misterioso llamado “Raúl” se le acercó a él y lo reclutó en una empresa de tráfico de armas. El 4 de abril de 1968, dijo, se dio cuenta de que iba a ser participar en el asesinato de King y se fugó a Canadá. La petición de Ray fue denegada, al igual que sus docenas de otras peticiones durante los próximos 29 años.

Durante la década de 1990, la viuda e hijos de Martin Luther King Jr. hablaron públicamente en apoyo de Ray y sus reivindicaciones, llamándolo inocente y especular sobre una conspiración de asesinato que involucraba al gobierno y ejérctio de EUA. Según ellos, las autoridades de EUA estabanimplicados circunstancialmente. El director del FBI J. Edgar Hoover, obsesionado sobre King, quien pensó que estaba bajo la influencia comunista. Durante los últimos seis años de su vida, King fue víctima de escucha telefónicas y constante acoso por el FBI. Antes de su muerte, King también fue supervisado por la inteligencia militar de EUA, lo cual puede ser resultado de su denuncia pública de la guerra de Vietnam en 1967. Por otra parte, llamando a las reformas económicas radicales en 1968, incluyendo los ingresos anuales garantizados para todos, King se estaba ganando pocos amigos en el gobierno.

Con el paso de los años, el asesinato ha sido reexaminado por el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos, la oficina del condado de Shelby, en Tennessee, del fiscal de distrito, y tres veces por el Departamento de Justicia de EUA. Las investigaciones terminaron todos con la misma conclusión: James Earl Ray matón a Martin Luther King.

El comité de la Cámara reconoció que a un nivel bajo pudo haber existido una conspiración, que incluye a uno o más cómplices de Ray, pero descubrió ninguna evidencia para demostrar definitivamente esta teoría.

Además de la montaña de pruebas contra él, como sus huellas dactilares en el arma del crimen y su presencia admitido en la casa de huéspedes de abril de 4, Ray tenía un motivo definido para el asesinato de de King: el odio. De acuerdo con su familia y amigos, era un racista abierto, que les había informado sobre su intención de aseinar al Dr. Martin Luther King, Jr. Ray murió en 1998.

Vía History.com

El_día_que_mataron_a_King

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.