ataque a SiriaPoco después de que reventara la noticia del ataque de EUA contra Siria, la columnista derechista Laura Ingrham escribió, “Misiles vuelan. Rubio está contento. McCain en éxtasis. Hillary apoya. Un cambio político total en 48 horas”.

El ataque contra una base de la aviación siria significa un cambio radical en la política exterior del presidente Trump en total contradicción con los planteamientos del candidato Donald Trump. Y este cambio se notó en el apoyo y el rechazo que ha recibido en círculos capitalinos de poder.

Coincidentalmente, Hillary Clinton había sugerido ese mismo día que se realizaran ataques aéreos contra Siria.

El incidente cierra un ciclo de noticias que se inició el martes cuando la inteligencia estadounidense atribuyó al gobierno de Assad un ataque con armas químicas contra un hospital. Las desgarradoras imágenes probablemente llegaron a cada hogar estadounidense.

El presidente Trump, luego de denunciar al régimen sirio, ordenó represalias contra esa nación aludiendo a “intereses nacionales claves de EUA”.

Según informes, Rusia confirmó el viernes que recibió una advertencia de EU previa a la redada de 59 misiles Tomahawk en el primer asalto estadounidense al régimen del presidente Bashar al-Assad. Moscú también se pronunció en contra y señaló que Rusia se retira de todos los acuerdos que persiguen minimizar el riesgo de incidentes entre aviones rusos y estadounidenses que operan en el país, que sufre su séptimo año de guerra civil.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que el ataque violó el derecho internacional y pidió una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la presunta violación. “El presidente Putin considera que los ataques estadounidenses contra Siria son una agresión contra un gobierno soberano en violación a las normas del derecho internacional y bajo un pretexto exagerado”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a periodistas el viernes.

“El paso que ha tomado Washington está causando un daño significativo a las relaciones rusos-estadounidenses, que ya han caído a un estado deplorable”.

Sin embargo, testigos han dicho que los sirios estaban preparados para el ataque y con 35 minutos de antemano evacuaron el área.

Funcionarios sirios dijeron el viernes que nueve civiles murieron en el ataque, incluyendo cuatro niños.

Un portavoz del Pentágono, el capitán Jeff Davis, emitió un comunicado en el que afirmaba que “Los planificadores militares estadounidenses tomaron precauciones para minimizar el riesgo para el personal ruso o sirio ubicado en el aeropuerto”.

Las pistas principales del aeropuerto y muchos de sus bunkers fortificados fueron golpeados por los misiles. Su efecto militar está por decidirse.

Voz en contra: La congresista por Hawai Tulsi Gabbard, veterana de las guerras en Irak y quien en enero se reunió en secreto con Bashar al-Assad, condenó los ataques estadounidenses. En un comunicado emitido el jueves pasado, Gabbard acusó al presidente Trump de imprudencia, diciendo que había tomado “el consejo de los halcones de guerra y escalado nuestra guerra ilegal de cambio de régimen ilegal para derrocar al gobierno sirio”. “Esta escalada es miope y conducirá a más muertes civiles, más refugiados, el fortalecimiento de Al Qaeda y otros terroristas, y una posible guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia”, dijo.

Gabbard expresó dudas sobre si el gobierno sirio fue responsable del ataque químico de esta semana en la provincia de Idlib. Advirtió que, “si el presidente Assad es realmente culpable”, los ataques aéreos podrían poner en peligro cualquier posible enjuiciamiento del régimen de Assad, ya que fueron conducidos “sin esperar la recopilación de pruebas de la escena del envenenamiento químico”.

Afirma que cualquier eliminación de Assad sería ilegal.

Meses atrás, en medio de la contenciosa campaña presidencial, Trump insistía en que el enfoque de la política estadounidense debía ser derrotar a ISIS, en lugar de derrocar a Assad. “Si le hacemos caso a Hillary Clinton, vamos a terminar en medio de la Tercera Guerra Mundial”, había dicho a Reuters en una entrevista. “Ya no se pelea contra Siria, se combate contra Siria, Rusia e Irán, todos ¿verdad? Rusia es un país nuclear, pero un país donde las armas nucleares funcionan a diferencia a otros países que hablan”.

Ahora es otro el discurso presidencial.

El senador republicano Rand Paul denunció el ataque recordando no tenía autorización del congreso. Otros republicanos se han manifestado a favor.

Más información en inglés, Washington Post

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.