Chelsea ManningInforma Charlie Savage para el New York Times — Chelsea Manning dejó este miércoles las instalaciones de la prisión militar de Fort Leavenworth, Kansas, con lo que finaliza uno de los casos criminales por la filtración de documentos clasificados al público más famosos en la historia de Estados Unidos.

Manning fue sentenciada a 35 años de prisión por filtrarle archivos secretos del gobierno estadounidense a WikiLeaks y pasó siete años encarcelada; cumplió una de las sentencias más largas por ese tipo de delitos. Fue liberada 28 años antes porque Barack Obama, en una de las últimas decisiones de su mandato, conmutó la mayor parte de su sentencia.

La teniente coronel Jennifer Johnson confirmó que Manning fue liberada, pero tanto el ejército como su equipo legal revelaron pocos detalles sobre su liberación y planes inmediatos. Los militares no permitieron que los periodistas pudieran esperar cerca de la puerta de la prisión.

La red de apoyo de Manning, que recaudó alrededor de 138.000 dólares en donaciones en línea para ayudar a cubrir sus gastos iniciales luego de la liberación, dijo que ella planea radicarse en Maryland, donde tiene familiares. Sin embargo, sus simpatizantes han mantenido en secreto el lugar donde estará durante las próximas semanas con la finalidad de darle un espacio físico y mental para acostumbrarse a su nueva vida.

“Gracias a todos por asegurar su libertad y respetar su privacidad mientras ella comienza a adaptarse a estar fuera de la prisión y reconstruir su vida después de siete años de confinamiento”, dijeron en una declaración conjunta Nancy Hollander y Vincent J. Ward, dos abogados que trabajaron en su apelación. “Chelsea ha expresado su profundo agradecimiento a sus simpatizantes y tiene muchas expectativas por el futuro”.

Manning se pronunció a través de un comunicado, en el que dijo que “todo lo que viene es mucho más importante que el pasado. Ahora mismo estoy pensando en todas esas cosas, es un momento emocionante, incómodo, divertido y nuevo para mí”.

Manning era conocida como el soldado Bradley Manning en 2010 cuando fue arrestada y acusada de compartir archivos de documentos militares y diplomáticos con WikiLeaks. Después de su juicio en 2013, anunció que era una mujer trans y cambió su nombre a Chelsea.

Artículo completo en el New York Times

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.