CAPITAN DE CAPITANESDurante dos semanas Ryan (no conocemos su apellido) permaneció en una pequeña isla del oeste de Australia huyéndole a un enorme cocodrilo de agua salada que se lo quería merendear.

Este capitán Garfio moderno había salido en su kayak de 2.5 metros de largo cuando se sintió perseguido por un enorme saurio de 6 metros pies.

Refugiado en una islita a 4 kilómetros de la costa, ahí se quedó.

Cada vez que intentaba regresar, salía el hambriento monstruo a esperarlo.

Tuvo que internarse con su embarcación isla adentro, donde no llegara el largatazo.

De noche, el pobre Ryan hizo señales con una luz hasta que MacLeod lo vio desde el otro lado.

Según una nota de la Associated Press publicada en The Guardian, cuando llegaron a rescatarlo ya no le quedaba agua al aterrorizado navegante.

Como buenos australianos, sus benefactores le dieron una cerveza, que puso a Ryan a dormir (tranquilamente) de inmediato.

Artículo en inglés

giant-crocodile-tourists-shock-1324348639

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.