batalla del sommeDe History.com. Un 18 de noviembre de 1916, el Comandante en Jefe británico Sir Douglas Haig suspendió la ofensiva de su ejército cerca del río Somme, en el noroeste de Francia, poniendo fin a la épica batalla del Somme después de más de cuatro sangrientos meses de conflicto.

Con el sitio a los ejércitos franceses en Verdun desde febrero, la ofensiva del Somme fue un intento de Haig por abrir una brecha para los aliados en el frente occidental. Después de una semana de bombardeos de artillería, la ofensiva se inició durante la mañana del 1 de julio de 1916, cuando los soldados de 11 divisiones británicas dejaron sus trincheras cerca del río Somme, en el noroeste de Francia y avanzaron hacia el frente alemán.

El avance inicial fue un desastre, ya que las seis divisiones alemanas que enfrentaron a los británicos los barrieron con sus ametralladoras, matando o hiriendo a unos 60,000 hombres solo en el primer día: El día más costoso en la historia militar británica hasta entonces. El fracaso del ataque se atribuye a la total falta de sorpresa, la incompetencia por parte de Haig y el estado mayor británico, su incapacidad de concebir que los alemanes podían construir sus trincheras lo suficientemente profundas para proteger sus armas pesadas y sacarlas rápidamente una vez terminara el bombardeo de artillería y la preparación inferior de la artillería británica, por lo que la infantería pagó un precio muy alto.

En el transcurso de los próximos cuatro meses y medio, durante los cuales tuvieron lugar por lo menos 90 ataques, los aliados fueron capaces de avanzar en total sólo seis millas en la región de Somme, a costa de 146,000 soldados muertos y más de 200,000 más heridos . El 18 de noviembre de 1916, Haig finalmente suspendió la ofensiva, insistiendo en su despacho oficial de la parte delantera que en diciembre la operación Somme había logrado sus objetivos. “Se logró aliviar a Verdún; las principales fuerzas alemanas quedaron paradas en el frente occidental; y la fuerza del enemigo se ha disminuído considerablemente. Cualquiera de estos tres resultados de por sí es suficiente para justificar la batalla de Somme”.

No obstante la evaluación positiva de su comandante, la Batalla del Somme seguiría siendo una de las operaciones más controvertidas de la Primera Guerra Mundial. En las secuelas de la guerra, el primer ministro británico David Lloyd George, un némesis de Haig, condenó abiertamente la ofensiva de Haig.

 “Más de 400,000 de nuestros hombres cayeron en este terco combate y la masacre entre nuestros jóvenes oficiales fue terrible … Si no hubiera sido por la estupidez inexplicable de los alemanes en provocar una disputa con Estados Unidos, con lo que esta gente lanzó su poderío militar en contra de ellos, tal como ellos habían logrado eliminar a Rusia — otro poderoso enemigo — la Batalla del Somme no nos habría salvado de una situación inextricable de estancamiento”.

History.com

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.