Prisione privadas EUAHemos encontrado en Axios una nota en la cual Stef W. Kight y Dan Primack, cuantifican la industria de las prisiones privadas en EUA — un puñado de compañías que en muchos casos ayudan a redactar los proyectos de leyes, los cuales una vez aprobados por el Congreso resultan en jugosos y lucrativos contratos. En breve, explican cómo a uno de los segmentos más pobres, marginados, y menos educados de la población de EUA les cobran cuotas exhorbitantes por servicios básicos como una llamada telefónica a sus familias, o artículos de higiene personal.

Aunque la población carcelaria ha visto reducciones en los pasados 20 años, resultado de políticas con éste fin específico, cabe notar en EUA se encarcela más gente que ningún otro país del planeta, y en la actualidad 655 de cada 100,000 habitantes  se encuentra privado de libertad. 

Un puñado de empresas estadounidenses están empotrados en casi todos los aspectos de la vida en prisión, recaudando cada año, a menudo con poca supervisión, miles de millones de dólares cada año en productos y servicios.

El panorama general: los contribuyentes, las personas encarceladas y sus familias gastan alrededor de $ 85 mil millones al año en establecimientos correccionales públicos y privados, fianzas y servicios penitenciarios, según indica la organización Prison Policy Initiative.

Las empresas penitenciarias con fines de lucro surgieron en respuesta a la incapacidad del gobierno de manejar a la creciente población encarcelada.

Ahora que están bien posicionados, se han convertido en “un obstáculo más” para cambiar el sistema estadounidense de encarcelamiento masivo, dijo a Axios Lauren-Brooke Eisen, del Brennan Justice Center.

También se ha sabido que estas empresas violan los protocolos, en situaciones veces poniendo en peligro a las personas, para beneficiarse de un sistema que afecta de manera desproporcionada a los empobrecidos y marginados.

Maneras en que ganan dinero:

  • Llamadas telefónicas. Alrededor del 80% de las llamadas de los reclusos se realizan a través de Secarus o GTL, ambas propiedad de capital privado y conocidas a veces por cobrar tarifas extravagantes ($ 8.20 por el primer minuto, en un caso citado en una demanda).
    • • A las personas en prisión también se les puede cobrar extra por abrir y cerrar cuentas telefónicas, más un recargo para financiarlas en primer lugar.
  • Servicios medicos. Se considera que el principal proveedor privado de servicios médicos a las prisiones es Corizon Health, con representación en 220 instalaciones en 17 estados y es propiedad de un fondo de cobertura de la ciudad de Nueva York.
    • Precio: Corizon recibió un pago de US$15.16 diarios por reo personal médico en las prisiones de Arizona, antes de ser acusado de engañar a los monitores del estado y perder la cuenta ante otra empresa privada.
  • Servicios de alimentación. Dos compañías, Aramark y Trinity Services, surten alimentos en alrededor de 800 instalaciones estatales y locales.
    • El Departamento de Correcciones de Michigan otorgó un contrato de US$145 millones a Aramark, luego despidió a la compañía por violaciones, que incluían desde “escasez de comida hasta gusanos en la cocina”, y reemplazó a la compañía con Trinity a un costo anual de US$158 millones.
      • Los problemas persistieron en Trinity, lo que hizo que Michigan abandonara los servicios de alimentos privatizados en sus cocinas.
  • Servicios de transporte. Prisoner Transportation Services, con sede en Tennessee, es el mayor proveedor de transporte para cárceles y prisiones. En 2016, PTS valoró sus servicios a Nevada en US$1.05 por milla po adulto, con tasas más elevadas para menores o personas con discapacidades mentales. El costo mínimo del viaje fue de US$350.
    • En los últimos años, 14 mujeres afirmaron haber sido agredidas sexualmente por guardias de transporte y al menos 4 personas murieron mientras eran transportadas en vehículos de PTS, según indica el Proyecto Marshall.
  • Ropa, artículos de aseo, etc. Las personas encarceladas y sus familias gastan aproximadamente US$1.6 mil millones cada año en artículos de la comisaría, como artículos de tocador, ropa y juegos.
    • Si bien por lo general los costos de estos artículos no han sufrido aumentos, las población carcelaria demasiado poco dinero para pagar lo que necesitan.
      • Keefe Group y Bob Barker Company son dos compañías que se especializan en la producción de artículos seguros, así como en el suministro de muebles para celdas, equipos de protección y suministros.

Panorama futuro. Con la atención de ambos partidos enfocada en combatir las altas tasas de reincidencia, las compañías de prisiones con fines de lucro están expandiendo sus negocios más allá de las paredes de la prisión.

  • Están ejecutando programas de reingreso destinados a preparar a las personas encarceladas para su vida después de la prisión, proveen brazaletes de tobillo y otros dispositivos de monitoreo para libertad condicional y operan espacios de detención para inmigrantes.

Un portavoz de CoreCivic, una de las compañías penitenciarias más grandes con fines de lucro, le dijo a Axios que una de las pocas áreas en las que cabildean son los programas de reingreso a nivel estatal y federal.

Más información en inglés Axios

imagen via Axios