Servicio militar de Trump
Foto via NYT

Un diagnótisco de espolónes óseos en los talones en 1968 fue la razón por la cual Donald J. Trump se salvó de tener que ir a la guerra de Vietnam junto con 300,000 otros jóvenes estadounidenses ese año.

Este aplazamiento fue el quinto que recibió durante el periodo, dice una nota escrita por Steve Eder y Dave Philips  en el New York Times. Los otros cuatro fueron por razones educativas.

Trump, en entrevista con el New York Times el mes pasado, dijo que los espolóneos oseos no fueron muy graves. Trump no recuerda el nombre del médico que lo examinó solo que le dió una carta, la cual le obtuvo la “muy codiciada clasificación 1-Y”, que por razones médicas eximía del servicio militar.

Trump en aquellos días, agrega el Times, parecía ser el retrato mismo de la salud. Con 1,88 de estatura, atlético, jugaba football, tennis, squash.

Su experiencia durante la era [de Vietnman] está atrayendo renovado escrutinio después de que los padres estadounidenses musulmanes de un soldado que cayó en Irak cuestionaran públicamente si el Sr. Trump había sacrificado alguna vez algo por su país. En un emotivo discurso la semana pasada durante la Convención Nacional Demócrata, el padre del soldado, Khizr Khan, se dirigió directamente al Sr. Trump, el candidato republicano a la presidencia, diciendo: “Usted no ha sacrificado nada ni nadie”.

En su campaña por la presidencia de EUA, continúa la nota en el Times, Trump a veces se ha equivocado de cuál talón estaba afectado. Y, de hecho, la campaña se vio obligada a emitir un comunicado que indica que fueron ambos.

El Times dice que la versión de Donald Trump sobre el servicio militar tiene varias lagunas. Inexactitudes. Por ejemplo, Trump ha dicho que no fue a Vietnam debido a que obtuvo un número muy alto en la lotería sobre reclutamiento de nuevas tropas. De hecho,se ha referido en varias ocasiones a cómo esperaban con ansiedad los resultados de la lotería.

Sin embargo, agrega el Times, con una clasificación 1-Y eliminaba toda posibilidad — a menos en caso de una emergencia nacional — de que lo reclutaran.

Trump se graduó de la universidad en 1968, cuando la guerra enfrentaba algunos de sus momentos más intensos. El mismo día de su graduación murieron 40 soldados estadounidenses.

Ello exigía más tropas y sin el aplazamiento médico Trump podría verse obligado a ir.

Pero no fue.

Respecto a la pregunta de qué ha sacrificado por su país, Trump respondió a George Stephanopolous de ABC News el domingo pasado. “Trabajo muy muy duro. He creado miles y miles de empleos, decenas de miles de empleos, he construido enormes estructuras. He tenido mucho éxito. Creo haber logrado mucho”.

Artículo en inglés

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.