Once meses después del golpe militar que puso fin al gobierno de Evo Morales, seguido por una violenta represión contra los derechos de las mayorías bolivianas, ha regresado el socialism con una contundente victoria en primera vuelta.

Encuestas a boca de urna proyectan que Luis Arce, el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, había obtenido más del 50% de los votos en la boleta del domingo, y su rival más cercano, el expresidente centrista Carlos Mesa, recibió alrededor de 30%.

David Choquehuanca, ex canciller de Bolivia es el compañero de fórmula de Arce.

Arce, antiguo miembro del gabinete de Evo Morales se proclamó vencedor en una transmisión nocturna desde La Paz. “Hemos recuperado la democracia y, sobre todo, hemos recuperado la esperanza”, dijo el economista conocido como Lucho.

Las lágrimas del derechista Luis Fernando Camacho lo dicen todo. 

Arce prometió poner fin a la incertidumbre que ha plagado a su nación amargamente dividida desde octubre de 2019, cuando bajo la cuestionable excusa de fraude electora, las elecciones presidenciales fueron canceladas y Morales fue expulsado del país por las fuerzas de seguridad en lo que sus partidarios llaman un golpe racista de derecha, que atacaron el concepto de una nación Plurinacional.

Las mayorías indígenas se movilizaron y fueron reprimidas violentamente por los militares y bandas de derecha.

Previo al golpe de noviembre 2019, la economía boliviana se consideraba una de las más fuertes del continente. Pero todo esto se fue al traste en el momento que el gobierno de la autodenominaba presidenta Jeanine Añez comenzó desmantelar todas las reformas del más, sumiendo al país en una crisis económica.

Inicialmente los sectores medios apoyaron el golpe, pero pronto se arrepintieron, según declara Luis Arce. ‘Se dan cuenta de que fueron utilizado por la derecha’.

‘Hoy se arrepienten de haber hecho esa apuesta porque estamos sin democracia. Se dieron cuenta que los utilizaron y esa gente que fue utilizada, que salió en octubre de 2019 a apoyar a los comités cívicos (contrarios al gobierno de Morales), hoy está sin empleos, sin ingresos, en riesgo en caer a la pobreza’, aseveró.

La Victoria de Evo Morales puede tener enormes repercusiones en la región, especialmente en países donde las poblaciones indígenas se están movilizando en rechazo a modelos económicos que los excluyen.

Añadió que en sus 14 años de gobierno, el MAS demostró que no es necesario depender del precio internacional del petróleo e invirtió en proyectos que impulsaron la economía interna

El boom duró hasta que comenzaron a desmantelar la reformas socialistas.

 Según informa The Guardian, Arce habría ganado con más del 65% del voto en La Paz, 63% en Cochabamba, 62% en Oruro and y 51% in Potosí.

El conteo fue lento, hubo movilizaciones de tropa, y durante la noche algunos temieron que se estuviera fraguando un golpe contra el proceso. Pero la misma Jeanine Añez reconoció la contundencia del resultado.

Se espera también una ampla mayoría parlamentaria para el MAS.