En un vecindario de Bennington, Vermont, una ardilla lleva ya varios días atacando a la gente pero un veterinario dice que en vez de tener rabia puede estar buscando amor.

Por lo menos tres personas han tenido encontrones con el roedor, asustándolos lo suficiente para reportar el incidente a las autoridades. Un vecino estaba paleando nieve, cuando de pronto, “Sentí que algo en la espalda y los hombros que me rascaba”, dijo a la Associated Press.

El mismo vecino dice haber visto a otra persona tratando de ahuyentar al animalito y que supo de otro más que tuvo sus problemas con ella. En la clínica local, una señora recibió tratamiento preventido contra la rabia tras recibir una mordida de ardilla en el cuello.

Por la rabia no hay que preocuparse, dice un veterinario, si no ya estaría muerta. ¿Su teoría? “La ardilla fue criada por humanos y devuelta ala naturaleza. Ha perdido el temor a la gente y se pone furiosa cada vez que encuentra a un ser humano porque no es de ella. A veces una ardilla amansada puede ser hacer locuras”.

Moraleja: cuidado con las ardillas.

Artículo en inglés

Foto cortesía de laertesCTB via flickr