Las noches en los principales centros urbanos de Colombia son largas, oscuras y aterradoras, según indican una serie de mensajes por Twitter que se han vuelto tendencia, como #SOSColombia, #ColombiaAlertaRoja, #Colombia, #ColombiaSOSDDHH, y otras.

Internet y las redes sociales han suspendido o limitado servicio en areas como Siloé, en Cali.

En la noche se escuchan detonaciones de granadas aturidoras, bala de armas automáticas, en aleteo de helicópteros, motocicletas y otros vehículos, sirenas. El terror afecta a los ciudadanos, que permanecen despiertos sin saber cómo será el mañana.

Videos grabados por ciudadanos documentan la muerte de varias personas. En otros casos, agentes de policía con o sin uniforme, golpean a transeúntes, les destruyen las bicicletas con que se ganan la vida.

Con una represión pinochetista, balas, cañón de agua, tanquetas, cargas de policías con macanas, buscan intimidar a la gente.

Pero al día siguiente — desde el 28 de abril– nuevamente sale la multitud a presentar su memorial de agravios.

La administración de Iván Duque ha mostrado claramente que el único poder que los sostiene es el del expresidente Alvaro Uribe, personaje fascista acusado de una sarta de crímenes de lesa humanidad que se remotan décadas y han dejados miles y miles de muertos. 

Duque es un engendro entre Nerón (tocaba el arpa durante el incendio de Roma) y María Antonieta (“que coman pastel), completamente indolente y desconocedor del país. Tenía hasta hace 2 días un programa de TV. A veces salía y cantaba con su guitarra, jugaba con una pelota de fútbol. Es la mediocridad sonriente, rodeado y asesorado por hijos, hermanos, primos y otros parientes de narcos. 

Toda la culpa, según Duque, Uribe y su gente la tienen los comunistas (agrupación que incluye toda oposición al gobierno), que han sabido manipular la ingenuidad de la gente. (No obstante el hecho de que ninguno de estos grupos jamás ha tenido el poder).

Así justifican su masacre. 

Otros, como Dave Bolaño creen que la principal causa de los problemas que enfrenta Colombia es otra — no los comunistas. Habla por las y los que han salido a marchar, dejándolo todo en las calles.

A través del mundo, gobiernos han denunciado la masacre, ciudadanos han salido a las calles. Instamos a la comunidad internacional a dar al gobierno de Colombia el tratamiento que merece: El de un violador de los derechos humanos, un asesino de su propia gente, un paria que no tiene cabida en un mundo decente.

Habla con tus representantes. Sal a las calles.

#SOSColombia

Mientras tanto, desde las salas del congreso de EUA, a Times Square en Manhattan, a Londres y Bruselas, el mundo rechaza la salvajada que está teniendo lugar en Colombia. 

https://twitter.com/FreddyGT77/status/1390469083867410434