Cuba responde a TrumpVOA Noticias — El gobierno cubano refutó el viernes en un sobrio comunicado lo que calificó de “retórica hostil” del presidente estadounidense Donald Trump al anunciar un giro en las políticas de Estados Unidos hacia Cuba, y reiteró su interés de un “diálogo respetuoso”.

“Nuevamente el gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962”, dijo el gobierno cubano a través de los medios de comunicación estatales.

A la par rechazó que las medidas dispuestas por Trump sirvan para impulsar una mejora en las libertades civiles en la isla.

“Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso”, agregó el comunicado.

Trump dijo que las sanciones sobre Cuba permanecerían vigentes hasta que el gobierno isleño libere a los presos políticos, deje de reprimir a los disidentes y respete la libertad de expresión.

Aunque el anuncio no es una regresión total del acercamiento a Cuba, apunta a los viajes y el acercamiento económico entre los dos países, que floreció en el corto tiempo desde que restauraron sus relaciones. El objetivo es detener el flujo de efectivo estadounidense a los servicios militares y de seguridad del país, en un intento por aumentar la presión sobre el gobierno cubano.

Los detractores afirman que los cambios solo perjudicarán a los ciudadanos cubanos que trabajan en el sector privado y que dependen del turismo estadounidense para ayudar a proveer a sus familias. Quienes están a favor de la medida expresaron su gratitud al énfasis de Trump en el tema de los derechos humanos en Cuba.

En diciembre de 2014, Obama anunció que él y el líder cubano Raúl Castro restauraban las relaciones diplomáticas entre ambas naciones bajo el argumento de que la política a la que Estados Unidos se apegó durante décadas no pudo generar un cambio y que era momento de intentar una nueva postura.

Estados Unidos rompió relaciones con Cuba en 1961 después de la revolución que encabezó Fidel Castro y pasó las siguientes décadas intentando destronar al gobierno cubano o aislando a la isla, lo que incluyó un severo embargo económico impuesto en primera instancia por el presidente Dwight D. Eisenhower.

El embargo aún está vigente y no sufrirá cambios por las políticas de Trump. Solo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos, donde los legisladores, en especial aquellos de ascendencia cubana como el senador republicano de Florida Marco Rubio, no han mostrado interés en hacerlo.

Los cubanos pudieron escuchar en vivo las palabras del presidente estadounidense gracias a una inusual transmisión de la cadena de televisión venezolana Telesur. VOA Noticias

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.

Tags: