Cientos de seguidores del presidente Donald Trump quedaron varados en un campo de Nebraska con temperaturas bajo cero después de asistir a un mitin de su campaña.

Según informa Jeff Zeleny de CNN, más de una hora después de que Trump partiera en Air Force One (el avión presidencial), tras haber realizado una concentración en aeropuerto de Eppley el martes por la noche, quedaban varios cientos de simpatizantes al borde de la carretera debido a que no había suficientes autobuses para transportarlos.

Al menos siete personas terminaron el hospitales, indica Omaha Scanner, un servicio de Twitter que monitorea el tráfico de radio oficial. Describe a una pareja de la tercera edad como “congelada, incapaz de moverse, estado mental alterado”.

Según los informes, la campaña de Trump culpó por los problemas al flujo de tráfico e insistió en que habían organizado suficientes autobuses para todos.