SUBASTAPara Sotheby’s fue una noche de trabajo como muchas otras: vender la colección de arte de otro milmillonario (en este caso la viuda de Alex Lewyt, Elisabeth) que pasó a mejor vida, dejando, en palabras de Carol Vogel del New York Times, “Una colección de unas 200 obras, que incluían pinturas, dibujos y esculturas por Renoir, Degas, Pissarro, Cézanne y Modigliani”.

Según el Times, trabajos de artistas impresionistas, igual que modernos, son altamente cotizados ya que las grandes piezas se encuentran en colecciones.

Para muchos, sin embargo, ésta fue una oportunidad de ver a Hillel Nahdad, delfín de la poderosa familia de marchands basados en New York (Hotel Carlyle) y Londres, quien solo el mes pasado fue arrestado y acusado de jugar un papel clave en una red ilegal de apuestas internacional que va de Kiev a Moscú, Los Angeles y New York. 

Nahmad, dice el Times, ocupó su puesto de siempre en primera fila, con su hermano Joe y su Hermana Marielle Safra. “Pero brillaron por su ausencia sus padres, David y Collette”.

Los Nahmad hablaron mucho por celular pero no participaron en la subasta, dice.

Los cuadros se vendieron bien, agrega el Times“Les Pommes”, un bodegón de Cézanne, entre 1889 y 90, vendió por US$37 millones o US$41.6 con cargos; “Amazone” de Modigliani’s, un retrato de 1909 se vendió por US$23 millones, or US$25.9 millones con cargos.

Los cargos, explica el Times, incluyen la prima del comprador (25% en los primeros US$100,000; 20 % entre US$100,000 y US$2 millones y 12% en el resto).

Una noche como cualquier otra entre impresionistas en la casa de subastas Sotheby’s, New York.

Esta fue la primera subasta de arte de la primavera, dice el Times, temporada que se espera cambiará de manos milmillonarias muchos “trofeos”.

Artículo en inglés

Foto: Sotheby’s

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.