Donald Trump ganó más de $ 150 millones en el año 2005 y pagó un porcentaje pequeño en impuestos regulares federales. David Cay Johnston de Daily Beast ha obtenido lo que parecen ser las dos primeras páginas de la declaración de ingresos federales de impuestos de Trump en el 2005, y publicó un análisis de esas páginas en su sitio web, DCReport.org.

Los documentos muestran que Trump y su esposa Melania pagaron US$5.3 millones en impuestos federales regulares, una tasa de menos del 4%. Sin embargo, los Trumps pagaron US$31 millones adicionales bajo el impuesto mínimo alternativo, o AMT. Trump ha pedido previamente la eliminación de este impuesto.

“Antes de ser elegido presidente, el Sr. Trump fue uno de los empresarios más exitosos del mundo y fue responsable porque su empresa, su familia y sus empleados no paguen más impuestos que los requeridos legalmente”, dijo la Casa Blanca en un comunicado el martes noche. “Dicho esto, el Sr. Trump pagó US$38 millones de dólares, incluso después de tener en cuenta la depreciación a gran escala para la construcción, con un ingreso de más de US$150 millones, así como el pago de decenas de millones de dólares en otros impuestos, tales como impuestos sobre ventas e impuestos especiales y los impuestos sobre el empleo y esta planilla publicada ilegalmente lo demuestra.”

La planilla de Trump en el 2005 también demuestra que él continuó beneficiándose de la pérdida de aproximadamente $ 916 millones que reportó en su declaración de 1995, publicada el año pasado por The New York Times. Utilizando una claúsula que Congreso suspendió en 1996, Trump convirtió esa pérdida en un crédito fiscal por la misma cantidad que podía compensar contra los ingresos.

2005 fue el año en el que Trump, famoso actor de un programa de TV-realidad, logró su último gran negocio como magnate de bienes raíces, cuando vendió dos propiedades, una en el West Side de Manhattan y otra en San Francisco, a inversores de Hong Kong, lo que representó la mayor parte de sus ingresos ese año.

El presidente Trump durante mucho tiempo se ha resistido a hacer públicas sus declaraciones de impuestos, reclamando repetidamente durante las elecciones que una auditoría en curso del IRS le había impedido hacerlo.

“Es totalmente ilegal robar y publicar declaraciones de impuestos”, dijo la declaración de la Casa Blanca. “Los medios de comunicación deshonestos pueden seguir haciendo esta parte de su agenda, mientras que el presidente se centrará en la suya, que incluye la reforma tributaria que beneficiará a todos los estadounidenses”.

Via Daily Beast

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.