QEPD Marius, la jirafa asesinada por el zoo de Copenghagen
QEPD Marius, la jirafa asesinada por el zoo de Copenghagen

El mundo quedó horrorizado, las redes sociales se encendieron con un contundente rechazo al zoológico de Copenhagen por haber matado a una jirafa, descuartizándola frente al publico, alimentando con ella a un grupo de leones. Solo para matar unas semanas después a los mismos leones.

Todos los animales en perfecta salud. 

La justificación de los directivos del zoo fue genética: El futuro de los zoológicos depende en la diversidad genética de sus animales y los sacrificados no cumplían los requisitos.

Jesper Mohring-Jensen, biólogo en el Jyllands Park Zoo, citado por Dan Bilesfky en el New York Times, expresó el sentir danés. “Es mejor para el animal haber tenido una buena vida que vivir” una vida mala.

“Así lo vemos en Dinamarca, de una manera diferente a la americana. A veces la discusión deja de ser científica y basa más en sentimientos que en la comprensión de los animales. La naturaleza no tiene el mismo concepto de justicia que los humanos”.

Tal punto de vista parece ser aceptable, y aceptado en Europa, indica Mathieu Dehlinger en France TVDice que en zoológicos europeos entre 3,000 y 5,000 animales son abatidos cada año. “Desde un renacuajo a una jirafa”.

France TV cita a otro profesor danés: “El sentimiento generalizado aquí es que es normal matar a los animales siempre y cuando se les trate bien”.

Rodolphe Delord director de la asociación de jardines zoológicos de Francia, explica que la eutanasia es más común en los zoos del norte de Europa.

En Francia, igual que en EUA, cuando un animal no cumple los requisitos de diversidad genética, sencillamente se impide su reproducción, sea mediante la castración, la histerectomía u otra forma de control a la natalidad, indica.

“Pero en Dinamarca la cultura es diferente — el público incluso fue invitado a ver descuartizar la jirafa”, agrega Delord. “Los franceses no podrían aceptarlo y yo no me veo tomando una decisión como ésta: no vamos a criar un animal para luego abatirlo”. 

Según el Times, activistas pro derechos de animales proyectaron un enorme mensaje en la entrada del zoo de Copenhagen: “Los zoos son prisiones para animales: Usted pagó por el boleto, Marius pagó con su vida”.

Ello ha creado una pésima imagen para Dinamarca ante el mundo. Dijo al Times Bo Sondergaard, del periódico Politiken, “Antes se veía a los daneses como los buenos, ahora se dice ¿danés? Ah sí los que matan las jirafas”.

Más información en inglés New York Times.

Más información en francés France TV