El peor día de la presidencia TrumpNo hace mucho, para los demócratas James Comey era un villano cuyo testimonio en la recta final de la campaña en el sentido de que a la candidata la estaba investigando el FBI había ayudado a descarrilar a Hillary Clinton.

Ahora, luego de que testificara ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantesl de EUA, desde el campo que en su momento impulsó la campaña de la señora Clinton nuevamente han comenzando a ensalsarlo.

Ello se debe a que ésta vez las palabras del Director del FBI han sido una bomba que sacudió a la administración Trump, lo que el comentarista y presentador matutino Joe Scarborough ha llamado “el peor día” de la presidencia de Trump hasta el momento. Porque el testimonio de Comey trajo dos pésimas noticias para Trump.

Primero, dijo que desde julio pasado el FBI viene investigando la campaña de Trump por posibles vínculos con Rusia. Interesante e irónica vuelta de la tortilla cuando durante meses Trump y sus partidarios atacaron a Hillary Clinton porque ¡estaba siendo investigada por el FBI! Repitieron ad nauseum durante aquellos días de octubre y noviembre 2016 que ello la descalificaba para la presidencia.

Luego, Comey dijo que no hay evidencia que respalde las acusaciones del mismo Trump que Barack Obama había ordenado que se interceptaran las comunicaciones de la campaña Trump, acusaciones sin precedente, que muchos han negado y que la Casa Blanca sigue revindicando.

Coney dijo claramente que el presidente ha mentido.

Cabe destacar que el comité del congreso ayer, los congresistas republicanos parecían preocuparse más con el problema de la filtración de materiales del gobierno que con la información filtrada.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, al mismo tiempo que testificaban ante el comité del Congreso Comey y el director de la Agencia de Seguridad Nacional Michael Rogers, reivindicó las acusaciones sobre las intervenciones a las comunicaciones. Mientras que desde muchos sectores se pide a la Casa Blanca que se disculpe ante el expresidente Obama, ellos parecen dispuestos a no ceder una pulgada de terreno.

El testimonio de Comey es el punto de referencia en todos los noticieros. Y mientras más se prolongue la investigación, mayor erosión puede causar a la presidencia de Donald Trump. En palabras del presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, Devin Nunes (R-Calif.), en estos momentos pesa sobre la Casa Blanca un “enorme nubarrón gris”.

Y es es el gran problema para la administración: Que hasta que no se sepa exactamente exactamente qué pasó, van a surigir diariamente preguntas sobre las dos aseveraciones que obligaron a James Comey a presentarse ante el Congreso.

Más información en inglés The Hill

Más información en inglés Newser

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.

Tags: