Por primera vez en seis años de la guerra contra el crimen organizado en México, el nivel de violencia parece haberse estabilizado, dice The Economist.

Aún así, el año pasado tuvieron lugar alrededor de 12,400 homicidios, lo cual es el doble que en 2008.

The Economist dice que la violencia puede haber tocado techo: “Hasta la fecha, el 2012 ha visto un 22% menos en ‘ejecuciones; tipo hampa que en el mismo periodo del año pasado”.

El año pasado, en Chihuahua, el estado más violento de México, se vio una reducción del 46% en el número de homicidios vinculados a la mafia, señala.

La violencia también bajó en Ciudad Juarez, y en los estados vecinos de Baja California, Durango y Sinaloa.

La situación no es tan optimista a lo largo de la frontera con EUA, en el estado de Coahuila, donde la violencia ha aumentado.

Según The Economist, los cambios en la geografía de la violencia mexicana son producto de los cambios en las fortunas de las bandas criminales de México.

El noroeste ha calmado, dice, porque el Cartel de Sinaloa ha vencido a sus rivales en ciudades como Juárez y Tijuana. Mientras tanto, en el noreste, Sinaloa y sus aliados en el cartel del Golfo están intentando quitar control a los Zetas, con consecuencias desastrosas.

En este mapa interactivo podrá ver el saldo en muertos, las áreas de control por carte, y las rutas del tráfico.

The Economist

 

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.