Los terroristas de Trump que atacaron el Capitolio venían armados con pistolas, mace y esposas de plástico. Intentaban tomar rehenes y probablemente ejecutar a algunos, como planearon en el capitolio de Michigan. Trump impulsó y azuzó la insurrección por lo cual debería ser retirado inmediatamente y juzgado.

Eso dice Anthony Scaramucci, conocido de Donald Trump por años, y quien desempeñara el cargo de secretario de prensa durante 11 días en los primeros días de la administración.

Horas después de la intentona de putsch impulsado por el presidente y sus secuaces la indignación se siente por todo EUA. Joe Biden ha sido certificado. Trump dijo que entregará el mando.

No obstante, muchos han pedido que se implemente la Enmienda 25, que permite retirar de su cargo a un presidente impedido para ejecutar su mandato.

Otros, incluso varios congresistas, han llamado a un segundo impeachment.

Hasta Fox News ha tenido que distanciarse algo — y a la vez encubrir. Han comenzado a decir que fue una infiltración de Antifa (que no tiene estructura organizativa), para sembrar el caos.

Está por verse si Trump permanece en su cargo los 13 días que le quedan, o lo sacan a las patadas.

Sin embargo, quedan muchas preguntas que requieren una seria y pronta investigación.

Preguntas tales como:

¿Cuál fue el papel de La Casa Blanca en organizar la toma del capitolio? Nombres. Cargos. Detalles. Nivel de comunicación con los líderes de la masa. Evidencia.

¿Cuál ha sido el papel, nuevamente con detalles, de Rudy Giuliani y otros de los abogados que cuestionaron los resultados de la elección 62 veces ante los tribunales?

¿Hubo algún tipo de coordinación con los medios afines a la ideología neonazi de Trump? Nombres, detalles, documentos.

¿Por qué abrieron las rejas que protegen al capitolio para dejar entrar a los atacantes? ¿Existe una quinta columna de infiltrados?






¿Qué relación tienen los líderes del ataque con La Casa Blanca?

¿Qué relación tienen los congresistas republicanos que se negaron a certificar a Joe Biden con los líderes del ataque?

Aviones llenos de neonazis llegaron a la capital desde la noche anterior. (Incluso agredieron verbalmente a Mitch Romney, quien regresaba a Washington). ¿Quién financió los viajes.

El ataque fue planeado abiertamente. Convocado por La Casa Blanca y comunicado por las redes, las plataformas, la televisión por cable. ¿Por qué no se hizo nada?

El saldo ha sido de cuatro muertes. Solo ha sido identificada Ashli Babbitt, veterana de la Fuerza Aérea durante 15 años y seguidora de teoría de conspiración QAnon. Recibió en el pecho un disparo de la policía del Capitolio y luego sucumbió a sus heridas. ¿Con quién viajó? ¿Qué más se sabe de ella?

Pero la más urgente de las respuestas que necesitamos es cuáles son las dimensiones verdaderas de esta conspiración y cómo la nueva administración van a impedir que sigan floreciendo. Esto es lo más alarmante.