Según Stephanie Pappas, contribuidora de LiveScience, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) está siendo revisado, causando un debate sobre qué enfermedades deberían incluírse en el libro psiquiátrico esencial. “Todo desde desorden de identidad sexual a cambios de humor en la infancia está siendo atacado y no es la primera vez. La historia de la psiquiatría está cargada de apasionadas disputas sobre controversiales diagnósticos”. (Debió haber agregado tratamientos).

Publica 10 de los más controversiales trastornos, de los cuales reseñamos uno: la histeria. El resto lo pueden encontrar en inglés, siguiendo el enlace.

En la época victoriana, como diagnóstico, la histeria era un cajón de sastre para las mujeres. “Los síntomas eran vagos (malestar, debilidad, arrebatos de emoción, nervios)”.

Explica que al tratamiento para la histeria se le conocía como el “Paroxismo histérico”, también llamado orgasmo. “Los médicos masajeaban los genitales de las pacientes, ya fuera manualmente o con un vibrador, una labor tediosa, pero que por alguna razón generaron poca polémica. Mayor controversia causó la práctica de poner en reposo a las mujeres “histéricas” ya fuera en cama o exigiendo que no trabajaran o socializaran, un tratamiento que a menudo empeora con la ansiedad o la depresión”.

Y, concluye señalando que, “Según un editorial de 2002 en la revista Spinal Cord (Médula Espinal), el diagnóstico de histeria se fue diluyendo a lo largo del siglo 20. En 1980, la histeria desapareció del DSM siendo reemplazada por los nuevos diagnósticos como la conversión y trastornos disociativos”.

Foto cortesía de lollaping via flickr

Artículo en inglés