El cultivo más grande en el estado de California es la marihuana, el cual se calcula en $14 mil millones de dólares al año. Ahora, gracias a las nuevas leyes sobre la cannabis con objetivos médicos, este dinero se está produciendo legalmente, informa CNNMoney.

Para los cultivadores, que hasta no hace mucho se preocupaban por esconderse de las autoridades, ahora se les presentan una serie de dificultades tales como pagar impuestos, facturar, mantenerse dentro de las normas. En otras palabras, todo lo referente a la administración de una empresa.

A fin de ayudar a una industria que está saliendo de la clandestinidad, se ha fundado PlainView Systems, una nueva compañía que ofrece a los cultivadores las herramientas sofisticadas de negocios. “Es una industria en que todo el mundo es muy paranoico”.

Las autoridades requieren que los cultivadores, en su mayoría pequeños y totalmente independientes y desconfiados, se organicen en cooperativas. Muchos llevan años cultivando y venden pequeñas cantidades con fines médicos. CNNMoney entrevistó a Lee, quien cultiva marihuana por años. “Lo que me sobra, se lo vendo a un dispensario por entre $2,000 y $4,000”, dice sin indicar que hace con el resto.

La legalización de facto de esta industria multimillonaria ha creado un limbo legal en que incluso la palabra “vender” no puede usarse para describir el comercio. Técnicamente, el dispensario “reembolsa” al cultivador.

Actualmente se calcula en unos $200 millones al año el mercado de la marihuana médica, con un potencial ilimitado.

Artículo completo en inglés.

Por algo me recuerda de esta canción mexicana que inmortalizó Nat King Cole.

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.