220px-Rochus_MischRochus Misch, un joven soldado del ejército alemán de 27 años, estuvo con Hitler y Eva Braun hasta el último momento en 1945 cuando rodeados como unos alacranes se enterraron su propia ponzoña.

Estuvo preso en la entonces Unión Soviética hasta 1953.

Nunca habló mal de su ex jefe.

Escribió un libro, ‘El último testigo”.

Ayer murió, rodeado de sus familiares, a la edad de 96 años, poco tiempo antes de que salga la edición en inglés de su memoria.

A través de los años la Associated PressReuters le entrevistaron. Algunas de sus palabras.

  • Misch se refería a Hitler como “el jefe”, y se mantuvo ferozmente leal a él, permaneciendo en el búnker de Hitler mucho después de que los demás se retiraran. Fue el único a quien se le permitió tener un arma en el interior del búnker.
  • Misch habló de una visita con Hitler a los Alpes bávaros como lo más feliz de su vida, mostrando fotografías del Führer rodeado de niños. “Fue maravilloso, como un día de fiesta”.
  • Además de sus deberes como guardaespaldas, Misch actuó en calidad de ayudante, secretario y mensajero de Hitler. “No importa quién quisiera ver a Hitler, fuera Goebbels, Goering, o cualquier otra persona, tenía que pasar por mí”.
  • “La vida en el búnker era bastante normal. Hitler estaba todo muy tranquilo”, dijo una vez Misch. Ha sido mucho menos dramático que muestran por muchos historiadores. “Pero había un elemento desconcertante : el silencio. Todo el mundo hablaba en voz baja, y nadie sabía por qué. Es por eso que se sentía como el bunker de la muerte”.
  • Misch nunca condenó  a Hitler. ” No era un salvaje. No era un monstruo. No era un superhombre”, dijo. También dijo que el dictador nunca mencionó el holocausto a su alrededor. “Eso nunca fue un tema. Nunca”.
  • Misch dijo que se enlistó en la unidad Adolf Hitler de la SS Leibstandarte porque el movimiento “era anti -comunista, contra Stalin — para proteger a Europa. Me inscribí en la guerra contra el bolchevismo , no por Adolf Hitler” .
  • “Era un jefe maravilloso”, dijo Misch de Hitler. Dijo que él y su camarad de la SS Johannes Hentschel “eran las personas más cercanas que a él … siempre estábamos allí. Hitler nunca estuvo sin nosotros día y noche”.

Después de su excarcelación, regresó a Alemania donde trabajó como pintor.

[vsw id=”y2fl-sHUwrc” source=”youtube” width=”425″ height=”344″ autoplay=”no”]

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.