Ginny BouvierEl 29 de julio 2017 perdimos a Ginny Bouvier, activista por la paz. Reproducimos un comunicado de USIP, el Instituto de Paz de los Estados Unidos. 

Con la más profunda tristeza el Instituto de Paz de los Estados Unidos lamenta el fallecimiento de nuestra querida colega Virginia M. “Ginny” Bouvier, la alta consejera del instituto para los procesos de paz. Ginny falleció el 29 de julio, rodeada de su familia, después de una prolongada enfermedad.

Ginny fue la cara y la esencia del trabajo de USIP en el proceso de paz de Colombia durante más de una década. El acuerdo de paz colombiano firmado en septiembre del 2016 fue sin precedentes en su inclusión de víctimas, mujeres y minorías, debido en gran parte al apoyo y consejo de Ginny a tantos de los involucrados. Estaba entre los extranjeros invitados a participar y asistir a la ceremonia de la firma en Cartagena.  En el 2012, la Corporación Arco Iris nombró a Ginny entre cuatro estadounidenses en su lista de los 11 expertos internacionales más influyentes que asesoraron el proceso de paz durante la década anterior. Amigos colombianos organizaron grupos de oración para Ginny durante su enfermedad.

“Ginny fue una extraordinaria fuente de inspiración. Ella comprometió su corazón y su alma a construir un mundo más pacífico, y no puedo pensar en ninguna alabanza más alta que decir que ella tuvo éxito, ” dijo Nancy Lindborg, presidenta de USIP. “Ella hizo más que hablar sobre la paz – ella trabajó incansablemente, año tras año, para hacer posible la paz. Sé que estaba muy orgullosa de haber sido invitada a presenciar la firma del acuerdo”.

Ginny llegó a USIP en 2003 y rápidamente se estableció como experta residente del instituto en América Latina. Se convirtió en la cabeza del programa de Colombia en 2006, y casi sin ayuda lideró la iniciativa de USIP en la región.

Su devoción al proceso de paz en Colombia fue notable, ya que viajó de Washington DC a Colombia, formando a mujeres mediadoras, apoyando diálogos transformadores y guiando el pensamiento de los Estados Unidos y la comunidad internacional sobre las políticas y las negociaciones de paz en La Habana. En última instancia, contribuyó de manera significativa a ayudar a poner fin a un conflicto de 50 años y a garantizar que los términos del acuerdo le darían mejores posibilidades de éxito en los difíciles años de transición que aún faltan.

El congresista estadounidense Jim McGovern, un demócrata de Massachusetts que es un alto miembro de la Cámara de Representantes, elogió a Ginny en un discurso el 28 de julio. Ginny representó a USIP como miembro de una delegación que fue a Colombia en 2003, organizada por la Oficina de Washington En América Latina (WOLA), y el representante McGovern habló sobre Colombia en USIP en julio de 2009. En su discurso en la Cámara dijo que conocía a Ginny desde hace más de 30 años, y la ha visto “crear las condiciones… para que la paz se puede establecer en medio de un conflicto violento”.

“Ella es una voz poderosa para la paz, y un espíritu fuerte, amoroso y generoso”, dijo el representante McGovern. “En todo el mundo, pero especialmente en Colombia, ha reunido a personas de diferentes puntos de vista, diferentes caminos, los poderosos y los marginados. Ha trabajado junto a ellos para encontrar un terreno común y un propósito común en la construcción de la paz”.

La vida de Ginny también reflejó su amor por Latinoamérica antes de unirse a USIP. Fue profesora de literatura y cultura latinoamericana en la Universidad de Maryland. Ella había servido como asociada en WOLA, una organización de derechos humanos. Mientras allí, trabajó en Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.