9200 cerebros¿Para qué necesitan los forenses de la ciudad de New York los cerebros de 9,200 residentes cuyos cadáveres han pasado por ese departamento?

Esa es la pregunta que se han hecho los parientes de difuntos que han pasado por las oficinas del examinador médico de la Ciudad de New York escribe Susan Edelman en el New York Post.

Varias familias han entablado casos contra la ciudad por la extracción no autorizada — y sin aparente necesidad alguna — de los cerebros de sus seres queridos, dice el Post.

Incluso en casos de muerte por accidentes de tráfico los cerebros son retirados, apunta.

Según el Post, algunos parientes temen que estos cerebros están entrenando forenses sin experiencia.

Artículo en inglés

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.