Rachel Bishop publica en el Mirror de Gran Bretaña una nota sobre la posibilidad de que en un futuro cercano se burdeles sexuales. La tecnología avanza a pasos agigantados y ello podría resultar en una revolución en la industria del sexo, libre de crimen, enfermedades sexuales y similares.

La industria de las muñecas sexuales — algunas de las cuales se venden por casi US$20,000– sigue avanzando igual que la inteligencia artificial.

O sea que en cualquier momento puede hacerse realidad lo que no hace mucho no fue sino una fantasía de ciencia ficción.

 

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.