Referendo moralistaTenía puesta la esperanza en que en el congreso pararían la estupidez. Resulta que no. El senado le aprobó a Vivian Morales el proyecto que convoca a un referendo para que “los colombianos” decidan sobre limitaciones absurdas e innecesarias a la adopción.

Reflexiones de Juan Manuel UrrutiaVa para la Cámara de Representantes y allá seguramente lo van a aprobar. Afortunadamente esta vez no le metieron la trampa del umbral así que para que el sueño de Vivian y los pastores de limitar el derecho de los niños a ser adoptados se van a necesitar muchos votos.

Y es que por mucho que aduzcan que su intención es la de proteger los derechos de los niños, estos moralistas de pacotilla están muy equivocados.

La senadora “liberal” los pastores, los curas y demás fuerzas de la extrema derecha, obviamente con el apoyo decidido del Centro Democrático buscan que en adelante en Colombia no puedan adoptar sino parejas debidamente constituidas por un hombre y una mujer. Porque esas parejas son las que le garantizan a los niños huérfanos y abandonados sus derechos. Porque esas parejas son las que son “moralmente” aceptadas”.

Yo quisiera recordarle a doña Vivian y demás cavernícolas de la moral que esas parejas tan estupendas son aquellas en cuyo seno se presentan la gran mayoría de los casos de violencia de género y de abuso sexual de menores de edad.

Que muchos que llevan una vida de pareja “ejemplar” por la noche salen como fieras predadoras a buscar niños para ejercer sus criminales desviaciones escondidas.

Que son esos padrastros legítimamente constituidos en pareja los que abusan de las hijas de sus compañeras y chantajean a las madres para que los dejen “comer callados”.

Que son esos curas escondidos detrás de sus sotanas los que, con la complicidad de la curia, como ha sucedido de nuevo en Cali por estos días, abusan de los niños que la sociedad les ha confiado para que los formen en los principios de la moral cristiana.

Si por doña Vivian fuera, si “Rafico Uribe” hubiera estado casado hubiera sido un perfecto candidato para la adopción.

Querer quitarle el derecho a un niño o una niña a quien se le mueren sus padres a ser adoptado, amado y protegido por la tía o el tío que lo han adorado desde el día que vino al mundo porque uno u otra es soltero es una abierta violación de los derechos de los niños consagrados por la Constitución como prevalentes sobre los derechos de los demás.

Ese es el fondo del referendo moralista que nos pretenden meter. Lo demás son argumentos típicos de politiqueros de pacotilla que es en lo que la mermelada y los pactos de los pasillos han convertido al Congreso de la República.

El fisco ya mermado tendrá que dedicar miles de millones de pesos para organizarle su referendo a los moralistas en lugar de dedicarlos a desarrollar políticas públicas que permitan detectar, denunciar y prevenir la violencia y el abuso de que son víctimas nuestros niños casi siempre en el seno de familias “morales”.

¿Cuántas Yulianas tendrán que matar y torturar para que doña Vivian y sus compinches entiendan?

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.

Tags: