Niños soldadosLa noticia es buena. Me encantaría celebrar y celebrar y celebrar.

Juan_Manuel_UrrutiaEn 1999, apenas unos meses después de asumir la dirección general del ICBF me abordaron dos funcionarios maravillosos, Julián y Mabel, que se ocupaban, discretamente entonces de los niños desmovilizados.

Diseñaron, con el apoyo de otros miembros del equipo del Instituto, el programa para la atención especial de niños y niñas desmovilizados. En ese entonces no se podía hablar de conflicto.

Durante los cuatro años que duré al frente de la institución logramos muchas desmovilizaciones a cuenta gota, un niño acá una niña allá y una que otra masiva.

Fundamental para el éxito de ese programa fue el apoyo irrestricto de la entonces Defensora del Pueblo delegada, Beatriz Linares y de la Procuraduría General de la Nación.

Apoyados en la Organización Mundial para las Migraciones, organizamos unas casas de paso en la sabana de Bogotá a donde llegaban los niños y niñas desmovilizados. En esos espacios vivían ex guerrilleros y ex paramilitares, y convivían. Legamos a tener 4 casas y cuando salí en 2002, por ese programa habían pasado más de cien niños y niñas.

En 1999 desde varias entidades, comenzamos a exigir la desmovilización de todos los niños y niñas. Yo fui declarado objetivo militar por la guerrilla por mis constantes críticas y acusaciones.

Las FARC y el Gobierno anuncian que han acordado en La Habana una hoja de ruta para la desmovilización de los niños y niñas menores de15 años, Eureka.

¿Eureka?

Veamos.

El reclutamiento de menores de edad es un delito de lesa humanidad. Sea o no forzado.

Es la cuarta vez que las FARC anuncian la desmovilización de los menores de edad que están en sus filas. Si no cumplieron las últimas tres veces ¿qué nos hace pensar que esta vez sí van a cumplir?

¿Qué va a pasar con los niños y niñas entre los 15 y los 18 años, que son la mayoría?

En su discurso de ayer Iván Márquez anunció que entregarían en este proceso a 21 menores. ¿Veintiuno, y los otros?

Además, dijo que el reglamento de las FARC prohíbe el reclutamiento de menores de edad.

Nada más falso. Por el programa de desmovilización han pasado muchos niños y muchas niñas, que se llevaron a la fuerza. En muchas veredas llegaban “los muchachos” y se llevaban al mayor de la casa. En muchas cabezas de corregimientos, el líder de la cuadrilla mandaba que le llevaran la niña bonita que había visto en la plaza y a la cama, embarazo y aborto.

Es cierto, otros relatan que se fueron porque en su casa les pegaban o porque el padrastro las tocaba.

¿Acaso cree Márquez que le vamos a comer cuento, que sólo hay 21 menores de edad, que nunca reclutaron niños y niñas a la fuerza?

Que las FARC desmovilicen o más bien liberen a un niño a una niña es una buena noticia.

Que acepten que aun hoy en 2016, tiene niños y niñas en sus filas es una buena noticia

Que se haya acordado una mesa de trabajo y una ruta con fechas precisas para la desmovilización es una buena noticia.

Que no aparezca por ninguna parte el ICBF que es la institución que tiene el conocimiento y la memoria de 17 años de trabajo con niños y niñas desmovilizados, no es una buena noticia.

Que anuncien hoy, con bombo y platillo, algo que los guerrilleros deberían estar haciendo desde que se fueron de vacaciones a La Habana no tiene mucha presentación.

Tengo dos interpretaciones:

Que se hizo el anuncio para ponerle una cortina de humo al desastre de anuncio de la fórmula para blindar los acuerdos.

Que se hizo para que Márquez y sus cómplices luego salgan con que ya dijeron la verdad y por lo tanto no pueden ser juzgados por el atroz delito de lesa humanidad cometido contra miles, se estima que han sido más de 6,000, de niños y niñas reclutados desde su más tierna edad para ser utilizados, y explotados por las FARC.

Por ese delito los haremos responder, cueste lo que cueste.

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.

Tags: