Trump se desintegraEn esta semana que pasó, hemos presenciado la desintegración de la campaña del republicano Donald J. Trump, quien hace solo un par de semanas venía alcanzando a la demócrata Hillary Clinton.

El lunes pasado las cosas parecían mejorarar para el candidato color naranja gracias a la seriedad con que Mike Pence manejó el debate de los vicepresidentes. La razón por la que el gobernador de Indiana superó a su adversario demócrata Tim Kaine es porque tuvo durante años un programa radial — de ultraderecha, el cual le dio gran manejo del medio.

Eso lo posicionó para el 2020 como candidato. Pero a Trump lo ayudó poco.

Las cosas comenzaron a empeorar para Trump cuando comenzaron a salir una serie de revelaciones sobre sus negocios. La primera ha sido que estaba muy lejos de ser el empresario exitoso que como un rey Midas moderno convertía en oro todo lo que tocaba. El New York Times publicó una declaración de ingresos del Trump de 1995 donde había reportado una pérdida de casi US$1,000,000,000.

No solo ello muestra que es un mentiroso, sino también le ha dado una serie de beneficios de impuestos, con lo que muy seguramente no ha pagado un centavo por años y años. Ello aumentó la presión porque hiciera públicos sus declaraciones de impuestos.

Trump siguió negándose a hacerlo, aludiendo a que está siendo investigado por el Internal Revenue Service (departamento de Hacienda).

Se desmorona Trump

Salieron también a relucir videos semi pornográficos producidos por Playboy donde Donald Trump presenta a las mujeres (siempre vestido).

Pero eso no es nada si se compara con las nuevas revelaciones que indican que recién casado Trump por tercera vez hacía alarde de como se podía acostar con la mujer que quisiera.

En una grabación se le escucha, en un lenguage soez, machista, de cloaca, que pudo haber sido la gota que rebalsó la copa.

Para el sábado muchos políticos republicanos le habían retirado el apoyo y se escuchaba un creciente clamor de que retirara su campaña — desde John McCain, candidato presidencial republicano 2008, hasta Condoleezza Rice, Hugh Hewitt, una de las más importantes voces conservadoras del país.

Según The Huffington Post, 9 senadores, tres gobernadores y 11 representantes a la cámara habían retirado su apoyo a Trump.

Unos exigen que renuncie a favor de Mike Pence.

Hasta la misma esposa de Trump, Melania, dijo que eran indefendible lo que dijo su marido, aunque agregó que “lo he perdonado y pido que Uds lo perdonen”.

Se desmorona campaña TrumpMás tarde pusieron los pelos de punta las palabras que usó para referirse a su hija Ivanka en una entrevista radial. “A piece of ass”.

Se ha dicho que hay muchas más grabaciones de Trump.

El temor del establishment republicano no es que Trump pierda la presidencia. Eso ya se da casi por sentado.

Es que en su rodada cuesta abajo se lleve a los candidatos republicanos que aparecerán con él en la boleta el 6 noviembre, con lo cual podrían cambiar de manos una o ambas cámaras del congreso.

Todo esto en la víspera del segundo de tres debates presidenciales, donde Trump después de la derrota que recibió de Hillary Clinton iba a hablar de las infidelidades de Bill Clinton y el papel de Hiilary como alcahueta. Lo había prometido — a ver qué dice esta noche.

Donald Trump comenzó su campaña llamando violadores de los mexicanos, acusando a los inmigrantes de robar empleos al resto del país y no pagar impuestos, se comprometió a impedir que los musulmanes ingresaran a EUA y a usar torturas y métodos medievales.

El partido republicano, y el electorado que lo ha apoyado, sabían exactamente quien era Donald Trump. Lo habían escuchado por todos los medios durante años, ahora por más que se distancien de él, van a pagar un costo político durante muchos años dentro de estos segmentos.

Tal ha sido la indignación con Donald Trump que han opacado dice de otras revelaciones sobre Hillary Clinton. Sus discursos a banqueros donde dice cosas contrarias a sus posiciones públicas. Son muestra potencial de la posible hipocresía de la candidata.

Pero a estas alturas, eso ya nada importa. Un creciente número de estadounidenses parece estar decidiéndose que la presidencia del país necesita un poquito más de respeto.

Otra semana que pasó en EUA

Carlos F. Torres, Director El Molino OnlineCarlos F. Torres
Director, El Molino Online
New Orleans, Louisiana, 10/9/2016

 

 

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.