Gabinete de Trump
Foto via Politico

Trump 4, partido demócrata 0.

“Le hablaron al elector negro sobre derechos civiles, a la persona latina sobre inmigración, al gay sobre derechos de los homosexuales, a las mujeres sobre el derecho a decidir sobre el aborto, y así sucesivamente, atomizando al electorado. Pero olvidaron que ante todo la gente tiene que pagar sus hipotecas y obtener un seguro de salud a su alcance”.

Con estas palabras un estratega demócrata comunicó a la columnista del New York Times Maureen Dowd su frustración tras la aplastante derrota que sufrió el Partido Demócrata en las elecciones especiales que tuvieron lugar esta semana. La más comentada tuvo lugar en el sexto distrito en Atlanta, Georgia. Allí, con la atención del país entero, Jon Ossoff candidato demócrata perdió ante Karen Handel, republicana.

Los demócratas predecían una victoria cerrada para el joven y telegénico Ossoff, quien ni siquiera vive en el sexto distrito congresional, el cual ha sido republicano por décadas. Los demócratas movilizaron tropas, y mucho dinero hasta el punto que convirtieron esta elección congresional en la más cara de la historia. Predijeron victoria; pero Ossoff perdió holgadamente. 

Igual, el partido del presidente Trump también ganó elecciones especiales en Carolina del Sur, Utah, y Kansas.

Fue una terrible semana para los demócratas, y para Nancy Pelosi, la jefa del partido que sigue perdiendo. Ya algunos piden su cabeza.

Además, el Senado de EUA finalmente aprobó un proyecto de ley de salud que reemplace al sistema conocido como ObamaCare. Este nuevo proyecto de ley, será presentado a votación la semana que viene y todavía no tiene los necesarios votos, para luego pasar por la Cámara de Representantes antes de que lo firme el presidente. Ha sido atacado por los demócratas y algunos republicanos como inmisericorde ya que recorta por miles de millones de dólares la ayuda para los más pobres del país.

La salud ocupó titulares.

Y con ello ha logrado desplazar la investigación sobre Rusia, que crece en complejidad diariamente y, sin mostrar evidencia sino basarse en filtraciones, cada día parece menos crisis y más la nueva normalidad — y ahora está comenzando a involucrar la Casa Blanca bajo Obama, porque sabiendo lo que acontecía no hicieron nada para pararlo. 

Ahí también gana Trump.

No que todo haya sido victorias para Trump, quien tuvo un masivo mitin de campaña en Iowa a comienzos de semana.

Enfrenta posibles problemas en cuanto a una de sus promesas claves, la de impedir que se vayan de EUA los empleos.

Boeing anunció que dejará cesantes a 200 obreros en la misma fábrica donde el candidato Trump anunció su programa de empleos. Carrier cerrará 600 plazas, en otra fábrica que visitara Trump en 2016. Trump anunció que construirá su línea de autos Focus en la China.

Otro problema que enfrenta Trump es en Siria, donde la administración parece estarse enmarañando, en Mosul Irak, en donde los bombardeos indiscriminados en la guerra contra ISIS están cobrando un creciente saldo civil, en Afganistán, donde la guerra se intensifica y EUA ha despachado 4000 efectivos más.

Pero no hay manera de negar que han sino muy positivos días para una administración que a veces aparece sitiada.

También, el país presenció nuevamente como la vida de un ciudadano negro no vale nada, cuando el agente que mató a Philando Castille fue declarado inocente por un jurado en Minnesota. Un nuevo video hecho público por la policía pone los pelos de punta.

Mientras tanto, las deportaciones siguen aterrorizando las comunidades inmigrantes.

Otra semana que pasó en EUA.

 

Carlos F. Torres
DIrector, El Molino Online
6/25/2017

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.