Según el New York Post, Anna Chapman, la sexy espía rusa capturada a fines de junio con 11 otros supuestos espías y canjeada menos de dos semanas después, ha estado vendiendo sin secreto alguno los derechos de su vida clandestina, pidiendo que los fondos sean depositados en una cuenta bancaria en Suiza.

“Ella tiene la esperanza de que esto se traduzca en un libro y derechos de una película, pero la manera de pagar tendrá que ser cuidadosamente controlada. El dinero no puede dársele directamente a ella, por lo que ha sugiere que vaya a la cuenta suiza de un amigo,” indicó una fuente al New York Post.

Su abogado, Robert Baum, Chapman dijo a Newsweek que ella ve en los medios de comunicación su única fuente de sustento, al no estar en en la nómina del gobierno ruso, y verse obligada a dejar su negocio de bienes raíces en los EUA. También se ha sugerido que podría posar para Playboy, dijo el Post.

Artículo en inglés