Bernie_SandersEl economista francés Thomas Piketty comenta en una nota publicada en Le Monde sobre el éxito que hasta el momento ha logrado Bernie Sanders, candidato socialista demócrata prácticamente desconocido hace solo algunos meses, y se que hoy día significa un serio desafío a Hillary Clinton por la nominación del partido demócrata. Traducido del francés.

¿Cómo interpretar el increíble éxito del “socialista” Bernie Sanders en las elecciones primarias de EUA? El senador de Vermont supera a Clinton en el apoyo entre todos los simpatizantes del partido demócrata menores de 50 años y únicamente gracias a las personas mayores Hillary logra mantener su ventaja. Frente a la máquina de Clinton y el conservadurismo de los medios de comunicación, Bernie tal vez no va a ganar la primaria. Pero ello comprueba que otro Sanders, probablemente más joven y menos blanco, un día podría ganar la elección presidencial de EUA y cambiar el rostro del país. En muchos sentidos, estamos asistiendo al final del ciclo político-ideológico que se inició con la victoria de Ronald Reagan en las elecciones de noviembre de 1980.

Regresemos al pasado un poco. Durante el periodo de 1930 a 1970, en EUA se llevó a cabo una ambiciosa política de reducción de las desigualdades. En parte para no parecerse al Viejo Mundo, considerado entonces como totalmente desigual y contrario al espíritu democrático de América, EUA durante la época de entreguerras, inventó impuestos altamente progresivo sobre la renta y la propiedad, e introdujo niveles de tributación progresiva jamás utilizados en nuestro lado del Atlántico.

Se llegó a un punto, Thomas Piketty, en que en la segunda mitad de la década del 60, el salario mínimo fue lo equivalente a US$10 la hora.

Sin embargo, durante los años 70, las élites financieras de EUA comenzaron a preocuparse de que Alemania y Japón, naciones derrotadas durante la segunda guerra mundial, ahora estaban recuperándose y presentando serios desafíos económicos.

A partir de la elección de Ronald Regan, continua el autor de El Capital en el Siglo XXI, comenzó a desarmarse esta estructura e implementarse una serie de medidas regresivas, incluyendo la reforma tributaria de 1986, que puso un tope del 28% en los salarios más altos.

Igualmente, bajo Reagan se congeló el salario mínimo federal.

Ello ha comenzado a cambia con la candidatura de Bernie Sanders, dice.

Sanders ha dejado claro que quiere restaurar la tributación progresivo y aumentar el salario mínimo (US$15 por hora). A esto añade la asistencia de salud y la educación gratis en un país donde la desigualdad en el acceso a la educación ha logrado niveles sin precedentes, la cual pone de relieve la brecha entre la mayoría de los estadounidenses y los discursos meritocráticos calmantes pronunciados por aquellos que el sistema beneficia.

Piketty ve con ojos positivos las movilizaciones políticas en apoyo a Sanders y sostiene que tienen el potencial de realizar cambios en contra de las desigualdades en el sistema estadounidense.

Artículo en francés

Imagen cortesía DonkeyHotie via flickr

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.