Temprano en la mañana del 15 de agosto cientos de personas se dieron cita frente a la lujosa residencia en la capital de EUA del multimillonario Louis Dejoy, Director General de Correos de EUA, y el hombre presuntamente asignado por el presidente para reducir la capacidad del servicio postal y de esta manera impedir que la gente vote por correo.

Esa medida, además de limitar la participación del electorado en la elección 2020, afectaría las vidas de millones de estadounidenses, tanto los empleados del servicio como el público que a lo largo de la historia de la república ha llegado a confiar en en el correo para recibir casi todos los aspectos de sus vidas, desde recibir sus pagos de jubilación y otras prestaciones, a medicinas, periódicos, correspondencia con la familia, etc.

Desde hace unos días, bajo el asedio de titulares, y ante el cuestionamiento por los medios e incluso algunos congresistas DeJoy, gran contribuyente de la campaña de Trump y con millones invertidos en una servicio procesador de correo, se vio obligado a suspender el retiro de los buzones azules en varias ciudades, igual que el desmantelamiento de máquinas procesadoras. La semana pasada, en las sombras de un viernes por la noche, Dejoy había decapitado la plana directiva de la agencia.

El presidente se ha negado autorizar el financiamiento del servicio de correo para otro año.

El congresista por New Jersey Bill Pascrell Jr sostiene que se han cometido crímenes. Según informa el New Jersey Herald, ha pedido, que se inicie “una investigación profunda sobre la acción de Trump de interferir con nuestras elecciones y que se conforme un gran jurado para considerar cargos penales”.

Como prueba de que se ha cometido un crimen, el congresista usa como referencia la entrevista del presidente Trump en Fox News en que “se jactó de que está reteniendo el apoyo al Servicio Postal de los Estados Unidos para interferir con la votación por correo en todo el país y manipular las elecciones de noviembre de 2020 a su favor”. Pascrell también mencionó “el sabotaje deliberado de las funciones del USPS” por parte de la administración Trump.

De hecho, Trump habló sobre la demanda de los demócratas de miles de millones de dólares para ayudar al USPS a entregar boletas por correo, y expresó su voluntad de bloquear esa financiación si los demócratas no hacen otras concesiones. “Ahora bien, si no hacemos un trato, eso significa que no reciben el dinero”, dijo el presidente. “Eso significa que no podrán tener voto universal por correo, simplemente no podrán tenerlo”.

Al mismo tiempo, el gobernador Phil Murphy anunció que las elecciones generales de Nueva Jersey de 2020 se basarán casi por completo en las boletas por correo.

El Servicio Postal de los Estados Unidos emplea a 633,188 trabajadores, lo que lo convierte en el tercer empleador civil más grande de EUA, detrás del gobierno federal y Walmart. Cada día, el Servicio Postal de EUA entrega unos 660 millones de piezas de correo a unas 142 millones direcciones. A partir de 2017, USPS opera 30,825 oficinas de correos y ubicaciones EUA, desde dond entrega 149.5 mil millones de piezas de correo al año. En USPS opera una de las flotas de vehículos civiles más grandes del mundo, con un estimado de 227,896 vehículos.

Su importancia es mayor aún en vista de la pandemia. Aunque en EUA hay otros servicios de entrega, el correo que se fundó en 1775 y cuya existencia está plasmada en la Constitución, funciona bien. A precios asequibles.

La protesta frente a la lujosa casa del señor Dejoy es otra muestra más de que aumenta la oposición a las medidas que sigue imponiendo la administración Trump en contra de los intereses del pueblo. La gente ya no se deja más. No queda otra sino una respuesta combativa y digna.