Decimocuarta EnmiendaXenofobia republicana. Donald Trump, clasificado como un payaso descabellado cuando anunció sus intenciones de buscar la nominación republicana para las presidenciales 2016, ha logrado arrastrar a su partido más y más hacia el extremismo y la xenofobia.

Trump hizo público a comienzos de la semana su plan sobre la inmigración que promete eliminar la nacionalidad automática a todas las personas nacidas en EUA, derecho que otorga la Decimocuarta Enmienda la Constitución, implementada en 1868.

“La enmienda provee una amplia definición de ciudadanía nacional, que anula la decisión de Dred Scott v. Sandford (1857), que había excluido a los esclavos y sus descendientes, de poseer derechos constitucionales”.

El efecto inmediato del plan de Trump fue presionar a los republicanos a ser más extremistas que Trump y a partir de ese momento Jeb Bush, quien se presenta como moderado y no coincide en la necesidad de revocar la Decimocuarta Enmienda, comenzó a hablar de “bebés ancla”, despectivo término que se refiere a los niños nacidos en EUA de padres indocumentados.

La ley federal permite a estos niños patrocinar a sus padres para la nacionalización una vez que alcancen mayoría de edad, con lo cual familias enteras de inmigrantes indocumentados pueden convertirse en estadounidenses de pleno derecho.

Mientras más hablen sobre el tema los republicanos, más votos racistas recibirán, pero menos latinos y otras minorías étnicas que en EUA pueden definir los resultados.

Pero todavía faltan muchas lunas para ello.

En el otro partido (porque en la democracia de EUA hasta el momento solo figuran dos partidos), la campaña de Hillary Clinton se tropezaba, por enésima vez desde el comienzo del verano, sobre la polémica de los correos electrónicos.

Por razones no del todo claras, durante su tiempo como Secretaria de Estado, Hillary Clinton en vez de usar los servidores del Departamento de Estado envió sus comunicaciones a través de una una cuenta personal de correo.

Podría ser o no ser ilegal.

Parece que parte de las comunicaciones fueron clasificadas.

Lo que es indiscutible es que ello ha dado mucha leña a sus enemigos políticos — numerosos, poderosos y bien financiados — que, con la ayuda de la torpeza del matrimonio, han logrado convertir el apellido Clinton en sinónimo de escándalo.

Malas noticias para Hillary, que ya ve la campaña del socialista (pero colaborador del partido demócrata) Bernie Sanders cobrando fuerza entre el ala más progresista del partido del burro.

Al mismo tiempo, a gritos corren los rumores de que el actual vice presidente Joe Biden está considerando lanzarse como candidato.

En el campo internacional, destacamos esta semana la grave crisis humanitaria en Europa con los refugiados de las guerras del Medio Oriente. Miles se lanzaron contra las barreras policiales en Macedonia.

Otra semana que pasó en EUA.

Carlos F. Torres
Carlos F. Torres, Director El Molino Online

Carlos F. Torres
Director, El Molino Online
New York, New York, 
Agosto 23, 2015

 

 

 

 

 

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.