Periodista EUAJames Foley, antes de ser decapitado brutalmente y filmado en un video que ha circulado el mundo, también sufrió las mismas torturas por parte de sus verdugos que la CIA ha empleado contra presos musulmanes, informa el Washington Post.

El y otros detenidos fueron sometidos al “submarino durante varias veces”, dice.

Esta técnica, que en inglés se llama “waterboarding”, consiste en amarrar a una persona sobre una tabla y sumergirle la cabeza casi al punto de que se ahogue, para volverla a sacar y repetir varias veces. Algunos usan una manguera.

Ha sido ampliamente discutida en la prensa de EUA a raíz de informes sobre las torturas que la CIA ha practicado desde el 2001 contra presuntos terroristas musulmanes.

Comenta Jack Mirkinson en The Huffington Post sobre el informe en Washington Post.

Curiosamente, mientras que el Post, como la mayoría de los medios noticiosos convencionales, por lo general se ha mostrado renuente a usar la palabra “tortura” para describir métodos como el waterboarding cuando ha sido practicado por los estadounidenses, el diario no tuvo ningún problema aparente en llamar lo que EI hizo a Foley “tortura”.

Recientemente, el New York Times amplió su vocabulario para referirse a la técnica como tortura. Antes se llaman interrogatorios fuertes.

Foley, igual que otros presos estadounidenses del EI, usan uniformes color naranja, iguales que los que EUA le ha puesto a los detenidos musulmanes en Guantánamo.

Más información en inglés The Huffington Post