Dinastías políticas EUADinastías políticas en EUA país sin memoria. Los mismos apellidos de siempre– Bush y Clinton — destacan entre quienes buscan reemplazar al actual inquilino de la Casa Blanca. Y ello nos hace preguntarnos, ¿será que en la época de la comunicación instantánea el país ha perdido la memoria?

Por sus posiciones sobre el Oriente Medio, podría decirse que Jeb Bush no ha aprendido nada de la guerra que inició su presidente hermano George W. Bush bajo falsos pretextos. La fatídica invasión ha sido el peor error geopolítoco en EUA, poniendo patas arriba la región, impulsando la creación del Estado Islámico, desatando un espiral de violencia y muerte que hoy día afecta a millones, entre ellos los miles y miles de refugiados que a diario llegan a Europa.

Una cagada garrafal.

Sin embargo Jeb Bush parece no estar al tanto de ello y sigue defendiendo la invasión, culpando a la administración Obama por el caos y a Hillary Clinton durante su tiempo como Secretaria de Estado. Además, uno de sus asesores de política exterior es nada manos que Paul Wolfowitz, uno de los ideólogos del llamado Neoconservadurismo y arquitecto de la guerra de Iraq.

Así como Jeb Bush parece no comprender la historia, la campaña de Hillary Clinton recuerda al público que la palabra escándalo siempre va asociada a esta segunda dinastía política. Para Hillary, el scandale du jour involucra el uso de servidores personales para la correspondencia durante su tiempo en el Departamento de Estado.

Por estos servidores circularon documentos con diversos niveles de seguridad y por más que diga la señora Clinton que no hizo nada inapropiado, queda un olorcito — una sensación de que los Clinton se pasan las reglas por la faja. Eso mismo ha acompañado a los Clinton desde los días de la interna, el trajecito azul oscuro con manchas de semen presidencial.

Cuando el río suena es porque lleva piedras, aseguran muchos.

Habrán de pasar muchos meses — frío, nieve, flores y finalmente otro verano — para completar el cuadro de quienes se disputarán la Casa Blanca.

Entonces se sabrá si la nación está fatigada de las dinastías políticas — o si los US$5 mil millones que se gastarán en la campaña anestesiarán la memoria colectiva.

Otro evento que cabe destacarse fue la reapertura de la Embajada de EUA en Cuba, con la presencia del Secretario de Estado John Kerry. Algo que Jeb Bush — haciéndole eco a los nonagenarios de la ultraderecha cubana que desde la Florida dictan política hemisférica — no vaciló en denunciar.

La semana que pasó en EUA

Carlos F. Torres

 

Carlos F. Torres
Director, El Molino Online
New York, NY,
Agosto 16, 2015

 

 

Imagen cortesía DonkeyHotie via flickr 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.