Informa Maggie Haberman en el New York Times que Hope Hicks, la directora de comunicaciones de la Casa Blanca y una de las asesoras de mayor antigüedad del presidente Trump, anunció el miércoles su dimisión.

Hicks, la ex modelo de 29 años que se unió a la campaña presidencial de Donald Trump en 2016 in ninguna experiencia política, ha ocupado titulares recientemente. Ayer, durante ocho horas de cuestionamiento por el Comité de Inteligencia de la Cámara, diho que su trabajo requería ocasionalmente “decir mentiras blancas” para el presidente. Pero afirmó que nunca había mentido sobre nada relacionado con la investigación en curso sobre la injerencia rusa en la campaña.

Dice la nota en el Times que Hicks “venía considerando marcharse desde hacer varios meses. Ella les dijo a sus colegas que había logrado lo que sentía que podía hacer con un trabajo que la convertió en una de las personas más poderosas de Washington, y que nunca habría un momento perfecto para irse, de acuerdo con los asesores de la Casa Blanca”.

HIcks tuvo un romance con Rob Porter, quien fue despedido hace unas semanas cuando se supo que había golpeado brutalmente a una de sus esposas hace años.

Hicks, por su cercanía al presidente, podría tener mucha información sobre momentos claves de la investigación que persigue a la Casa Blanca desde el primer día.

La dimisión de Hicks es otra mala noticia para la Casa Blanca, ayer perdió sus credenciales de seguridad Jared Kushner, el yerno de Trump.