Un aspecto de la nueva ley de la salud que entra en vigencia inmediatamente es el requisito de que las cadenas de restaurantes coloquen prominentemente información nutritiva sobre los platos que venden. Esto puede llegar a ser un cambio significativo en lo relativo a la alimentación en EUA, dice el Huffington Post.

La nueva ley afecta a cualquier cadena de restaurante con más de 20 sucursales y tiene como fin el que los clientes sepan el valor nutritivo de los alimentos conforme los van ordenando.

Huffington dice que, “Ultimamente ha habido muchos eventos noticiosos y culturales en los EUA que están educando a la gente a que se informen mejor sobre lo que realmente contiene la comida que ingieren, y su efecto tanto en la salud como en el medio ambiente. El apetito del público estadounidense por la comida procesada barata y las carnes producidas industrialmente tiene un impacto global, desde las emisiones del carbono a la calidad del agua, los pesticidas y el uso de antibióticos en las fincas”.

De esta manera, si la hamburguesa que pide contiene 1500 calorías no habrá excusas.

Artículo en inglés