Trump aislado De regreso con las manos vacías de su viaje a Vietnam, Donald Trump tuvo que enterarse que lo que le espera en casa no es nada agradable: malas noticias que empeoran con el pasar de las horas.

La última mala nueva reventó en la tarde del jueves 28 de febrero, cuando el New York Times informó que el ex secretario de la presidencia, John Kelly, había recibido órdenes del mismo Trump de otorgar las máximas credenciales de seguridad a Jared Kushner, marido de Ivanka, y asesor presidencial.

Dichas credenciales le habían sido negadas a Kushner por la agencia de seguridad nacional anteriormente.

Ello contradice las declaraciones del presidente al mismo New York Times en el sentido de que él no había intervenido.

Esto puede verse como abuso de poder, incluso nepotismo. Aunque no sea una violación de la ley. Pero traerá más investigaciones.

Eso por un lado, por el otro, Michael Cohen, ex abogado del presidente, ha seguido hablando con comités de la Cámara de Representantes. El día jueves lo pasó en sesión cerrada al público bajo interrogación por el Comité de Inteligencia, compartiendo su amplio conocimiento sobre las relaciones de Trump y su campaña con Rusia.

Estas relaciones van desde intereses comerciales, como la construcción de una torre Trump Tower en Moscú, en la que uno de los inquilinos sería el mismo Vladimir Putin, hasta el papel que pudo haber jugado Rusia en la elección.

De lo que se sabe, luego de la comparencia de Cohen ante el comité de Ways and Means de la Cámara de Representantes el día anterior, es que los congresistas citarán a cada una de las personas que Cohen mencionó. Entre ellas, Allen Weisselberg, encargado de las finanzas de Trump, y los tres hijos del primer matrimonio del presidente: Donald Jr., Ivanka, y Erik. (Mucho de lo que dijo Cohen ya había aparecido en la prensa, pero el aspecto dramático es escucharlo todo junto, de boca de un testigo presencial).

El congresista Elijah Cummins quien preside el Comite de Ways and Means dijo que seguirán las investigaciones.

Así mismo Michael Cohen recordó nuevamente que Segundo Distrito del Departamento de Justicia de New York, está examinando toda la historia financiera del magnate, en lo que podría resultar en una interminable serie de cargos criminales por lavado de dinero, evasión de impuestos y fraude fiscal. Tales son las dimensiones de lo que sería una pesadilla legal para Trump que circulan rumores de que su única salvación sería la reelección, ya que hasta el momento el protocolo ha sido que a un presidente en funciones no se le formulan cargos criminales.

Pero el Segundo Distrito podría cambiar el protocolo, ya que no está plasmado en la ley.

Si el presidente abrigaba la esperanza de traer una victoria de su viaje a Vietnam donde se reunió con su homólogo norcoreano Kim Jong-Un, por quien en varias ocasiones había proclamado su “amor”, éste fue un amor yermo, que no produjo nada. La reunión se suspendió repentinamente y cada cual para su casa. Críticos del presidente han señalado que no se había preparado para la cumbre.

No mencionamos en esta nota otros dos frustraciones que pesan sobre la administración. En Venezuela, el esquema que comenzó con la autoproclamación de Juan Guaidó, el concierto, y el golpe a través de la ayuda humanitaria no dio los frutos esperados. Y la declaración de emergencia nacional para obtener el dinero que le denegó la cámara de representantes para construir el muro fronterizo (el mismo que México iba a pagar) tampoco está pasando fácilmente. Algunos republicanos le están pidiendo a Trump que recule.

Y así culmina febrero, un mes de mierda para la administración Trump: con mayores problemas que nunca, acorralado y a la defensiva. Y sin mucho que mostrar.

imagen cortesía Axios