La semana que pasóArmado con su cuenta de Twitter, y pasándose por la faja los protocolos, el presidente electo de EUA, Donald J. Trump, sigue desafiando las normas, hablando con quien se le de la gana y cuando se le de la gana.

Lo único predecible de la conducta de Trump es que va a escandalizar a los autoproclamados guardianes de las sacras instituciones estadounidenses acostumbradas a hacer las cosas de cierta manera.

Y únicamente de esta manera.

Es esto lo que hemos visto esta semana, en donde la “diplomacia” de Trump ha causado preocupación en el Pacífico al hablar por teléfono con la presidenta de Taiwán, isla sobre la cual la China reclama soberanía.

Ante las críticas — y las tensiones diplomáticas — Trump usó Twitter para justificarse.

La “diplomacia” de Trump se vio también en los incentivos que ha ofrecido a la compañía Carrier para que no cerrara su fábrica en Indiana y se fuera a México. Con ello, por lo menos hasta el momento, logró salvar alrededor de 1000 empleos.

Fue criticado ampliamente por los demócratas, entre ellos Bernie Sanders, quien dijo que se sienta un precedente en que las compañías básicamente podrán chantajear al gobierno.

La republicana Sarah Palin también atacó el acuerdo, llamándolo “capitalismo entre amigotes”.

De lo que no cabe la menor duda es del alivio que sienten los trabajadores que mantuvieron sus puestos. Trump esta semana también fue a Ohio, uno de los estados que le dieron la presidencia, para “agradecer” al electorado.

Fue una de sus pocas salidas de Trump Tower, en la Quinta Avenida, desde donde ha estado entrevistando potenciales miembros de su gabinete. Muchos de ellos son milmillonarios; otros han tenido posiciones extremas en asuntos de inmigración y de derechos de minorías en el país; otros más, como Mitt Romney, han sido enemigos acérrimos del candidato.

Pero todo eso se olvida en el mundo de la política, que cada día parece más a la TVrealidad, que Donald Trump manejó con enorme destreza durante 12 años en su programa “The Apprentice”.

Los demócratas sigue como una brújula al lado de un imán. Pelosi, líder de la minoría demócrata en el Congreso y quien ha presidido derrota tras derrota por años, ha sido reelegida para su cargo. Aunque esta vez 63 congresistas se atrevieron a votar contra ella.

En el senado, Bernie Sanders — socialista e independiente — es ahora uno de los demócratas más fuertes.

Otros sostienen que para salir del pantano político en que están atascados, los demócratas tienen que comprender cuál fue la causa de su debacle. La reunión esta semana en la escuela de Gobierno JFK en Harvard, donde se reunieron representantes de todas las campañas en un simposio para analizar la campaña 2016, no indica que hayan comprendido.

Entre gritos, quejas y lamentos, casi al borde de las lágrimas, dijo una estratega de Clinton que prefería perder a ganar como ganó Trump. ¿Será verdad? ¿O será un berrinche cuasi infantil?

Comienza a escucharse un rumor de que una de las razones por la derrota demócrata es lo que ahora se llama “política de identidad”, donde a los electores se les define (y se les habla) como “mujeres”, “negros”, “latinos”, “milenials”, “clase obrera (léase racista)”, etc. Son categorías rígidas e inmutables.

Esta perspectiva limitó al campo Clinton. Y explicaría por qué, luego de las vulgares declaraciones de Donald Trump, en las regiones de clase obrera blanca muchas mujeres votaron por él.

Según Kelleyanne Conway, la carismática y elocuente directora de la campaña de Trump, existe una diferencia entre lo que “ofende y lo que afecta”. No cabe duda que estas mujeres les ofendió el lenguaje burdo y machista de Trump, pero las políticas económicas con que estaba vinculada Hillary Clinton les afectaron.

Mientras esto sucedía más de 2000 veteranos y veteranas de guerras de EUA se movilizaban a Dakota del Norte para servir como “escudos humanos” y proteger a los que protestan el oleoducto Dakota Access Pipeline de la brutal violencia policial.

Varios miles de personas se encuentran movilizadas y los medios tradicionales siguen sin decir mucho al respecto. El presidente Obama tampoco ha dicho mucho.

[ACTUALIZACION 12/05/2106] EL CUERPO DE INGENIEROS HA DETENIDO EL PROYECTO. MAS INFORMACION AQUI]

Otra semana que pasó en EUA.

Carlos F. Torres, Director El Molino Online

 

 

Carlos F. Torres
Director, El Molino Online
New York, NY, 12/4/2016

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.