TrumpelhablamierdaDonald Trump el hablamierda. Para los que creen en las teorías de conspiración, Donald Trump el hablamierda da mucho de qué pensar.

Porque el milmillonario candidato por la nominación del partido republicano, con su capacidad de decir lo que no debe en el mejor momento, ha logrado robar espacio en la atención del público, estadounidense y en gran medida internacional, a otras noticias de importancia capital.

Por ejemplo, desplazó por la mayor parte de dos semanas la reunión de COP21, que en Francia juntó a representantes de todo el planeta y se firmó un histórico acuerdo, quizás lleno de imperfecciones pero al mismo tiempo el primero de su género. Compromete a las instituciones que nos gobiernan a actuar con miras a impedir que la temperatura del mundo aumente por 2 grados celsius, lo cual sería apocalíptico.

Ello, según indica una nota en primera página del New York Timesse logrará mediante una reducción significativa de las emisiones que crean el efecto invernadero. Es importante, además, porque afecta tanto a las naciones desarrolladas como aquellas en vía de desarrollo: El planeta es de todos y a todos nos corresponde defenderlo.

Pero COP21 estuvo relegado a segundas planas durante esta semana. Porque Donald Trump, aprovechando el atentado terrorista en San Bernardino, abrió su bocota al pedir la suspensión del ingreso a EUA de todos (énfasis en todos) los musulmanes.

Su propuesta que ha sido debatida, criticada, denunciada por muchos; y bienvenida y apoyada por otros.

Pero ha permanecido en primera plana.

Nuevamente Trump — con su oportunística genialidad para saber cómo agarrar un momento y apropiárselo, potenciada por su magistral manejo de las redes sociales (algo que deberían estudiar las personas de marketing) — se tomó la semana.

Arianna Huffington, periodista y autora griega-estadounidense quien fundó y maneja el conglomerado mediático Huffington Post, sugiere que a Trump se le otorgue un epiteto homérico, es decir que siempre el nombre esté acompañado de uno o más adjetivos. Podría ser Trump el hablamierda. O Trump el canalla. O Trump el de la enorme jeta. O Trump el matón cobarde.

Pero más que epitetos homéricos, deberían los medios dar tiempo a otros candidatos.

Y no solo a los republicanos, quienes bajo la presión de Trump intentan convertirse en más trumpudos que Trump.

Sino también los otros candidatos.

Como Bernie Sanders, el hombre del mensaje socialista demócrata, quien ha creado un sólido movimiento de base con un mensaje en contra de los grandes bancos, las desigualdades sociales y económicas, las guerras, en contra del encarcelamiento masivo y en pro de la reforma migratoria.

Entre otros puntos.

Pero muy poco se habla de Sanders. Tan poco que los adeptos a creer en teorías de conspiración podrían decir que en EUA los grandes medios se sienten más a gusto discutiendo a Trump que las ideas de una persona que realmente quiere cambiar las cosas.

Otra semana que pasó en EUA.

Trumpelhablamierda

 

 

Carlos F. Torres,
Director, El Molino Online
New York, NY Diciembre 13, 2015

 

Homero via Wikimedia commons

 

 

 

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.