Obama_Cena_CorresponsalesEsta semana que concluyó con el presidente Obama burlándose de él y todo el mundo en la reunión anual con los corresponsales de prensa de la Casa Blanca, se inició con victorias para Donald Trump y Hillary Clinton en importantes primarias del noreste de EUA y con una comparación entre Lucifer y Ted Cruz.

Trump arrasó, llevándose las cinco sin dejar campo para que nadie cuestione su posición dominante.

Hillary, por su parte, se llevó cuatro de cinco, acercándose al número mágico que le dará la nominación de su partido. Pero no lo suficiente para que Bernie Sanders tire la toalla.

El dice que quedan 14 estados, en los que tiene probabilidades de lograr suficientes delegados para cuestionar el mandato de su adversario. En comunicaciones a sus partidarios, Sanders hace referencia a encuestas a nivel nacional que le ponen a la par con Hillary, que aunque no signifique delegados, muestran un ascenso monumental.

La campaña de Sanders, no obstante los llamados a que se retire o al menos deje de atacar a la candidata, está intentando presionar al campo de Hillary para que adopten algunas de las demandas que ellos consideran más progresistas. Los Clinton dicen rechazarlo tajantemente.

En el campo republicano, el movimiento por detener Trump a toda costa, de juzgar por los resultados de esta semana ha sido un pedo en un huracán.

El gobernador de Ohio John Kasich, ganador de una sola primaria — la propia — sigue insistiendo que él puede obtener la nominación. (Nadie le cree).

Ted Cruz que sí ha ganado varias primarias anunció que Carli Fiorina (antigua ejecutiva de HP Packard y quien fue candidata en las primeras fases de este largo y doloroso parto) sería su vice presidenta — es decir si lo nominan, lo cual es cada día menos probable.

Tremendo tortazo recibió Ted Cruz cuando el antiguo presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, se refirió a él como la encarnación de Lucifer. “He trabajado y tengo amigos que son demócratas y republicanos. Y me la llevo bien con casi cualquiera, pero nunca he trabajado con un hijo de puta tan miserable“. (Adherentes al satanismo denunciaron la comparación).

Esta semana se supo que el padre de Ted Cruz, un predicador bautista, ha dicho que su hijo es el enviado de Dios. Y describió como llegó del Dios la señal para que se postulara a la presidencia.

Y mientras todo eso sucedía, una intensa protesta en California contra Donald Trump le obligaba a saltar una cerca para ingresar al evento. ¿Ironía?

En el mundo de la guerra perpetua, Barack Obama anunció esta semana el envío de 250 tropas estadounidenses a las áreas de las cuales han sido expulsadas las fuerzas del llamado Estado Islámico.

Barack Obama, quien para estas alturas ya debe estar haciendo maletas, asistió la noche del 30 de abril a su octava y última presentación en la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca.

Nuevamente, mostró sus aptitudes como cómico, su magnífico sentido del humor, burlándose de políticos (incluyéndose a si mismo) y periodistas. Notó la ausencia de Trump (quien seguramente lamenta haber asistido en 2011) preguntando si no será que estrá en su lujosa residencia “cenando steaks Trump, insultado a Angela Merkel por Twitter”.

Una de las mejores líneas, sin embargo, fue comentario sobre Reince Priebus, el Presidente del Partido Republicano. Resonaron las carcajadas cuando dijo, “Felicitaciones por todos sus éxitos. El partido republicano. El proceso de nominación. Todo anda a las maravillas”.

Otra semana que pasó en EUA.

Carlos F. Torres

 

 

 

Carlos F. Torres
Director, El Molino Online
New York, NY, 5/1/2016

Recibe en tu buzón totalmente GRATIS nuestro boletín El Molino. Haz click aquí y danos tus datos.